Se viene la recesión: invierno y brotes secos de la economía

0
98


Indicadores como el consumo, la construcción y la industria comenzaron a mostrar signos del freno de la actividad económica. Las patronales se preparan para descargar la crisis sobre los trabajadores.

Foto: Portal de Noticias

El Gobierno se cuida de no anunciar la recesión que se aproxima, sus funcionarios hablan de turbulencias, desaceleración. Sin embargo, las declaraciones de los miembros del Gabinete son desmentidas por los economistas que advierten que el país volverá a entrar en recesión, es decir que la economía se va a contraer al menos dos trimestres seguidos durante 2018.

Cambiemos justifica la situación por la adversa situación externa y la sequía que afectó al campo, medidas que golpearon la economía, pero omite lo central que es el fracaso de su modelo económico.

Algunos indicadores y estimaciones de consultoras demuestran que el freno a la economía ya comenzó. Los primeros síntomas de la recesión se observan en la caída del consumo, la industria, desplome de la producción automotriz y de insumos de la construcción.

Te puede interesar: El ajuste no es para todos: en la crisis, también gobiernan para los ricos

Ante la caída de la economía, el ajuste no es para todos igual. Los empresarios y el Gobierno ya tienen sus medidas para que los costos lo paguen los trabajadores.

Consumo frío

La elevada inflación y las paritarias a la baja golpearon el poder adquisitivo de los salarios que afectó al consumo.

Según el Indec, las ventas en supermercados de abril fueron 2,1 % menores a las del mismo mes del año pasado. El organismo comparó las cifras totales de ventas en las grandes cadenas de comercialización para el mismo mes, pero descontando el efecto de la inflación.

En tanto, la Federación Argentina de Supermercados señaló que la baja de las ventas en junio fue del 5 % y que en los últimos dos meses los precios en las góndolas subieron entre un 15 y 20 %.

También disminuyeron las ventas minoristas de los comercios Pymes que cerraron en junio con una baja de 4,2 % en relación al mismo mes de 2017. Así, acumulan una caída anual de 2,8 % en los primeros seis meses del año, según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

En junio sólo el 24,3 % de los comercios consultados tuvieron subas anuales en sus ventas (en mayo 25,8 % y en abril el 32,8 %), según Came. Mientras, el 64,9 % tuvo variaciones negativas y el 10,7 % se mantuvo sin cambio. El relevamiento cubrió un universo de 2.000 comercios pymes de Caba, Gran Buenos Aires y el interior del país, en los principales rubros que concentran la venta minorista familiar.

Actividad económica y crecimiento (invisible)

Esta semana el Banco Central dio a conocer el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realizó los últimos días de junio y que expresó el impacto de la corrida. La información, provista por consultoras y centros de investigación, reflejó un deterioro de las perspectivas para la economía.

Según REM, las expectativas de crecimiento descendieron del 1,3 % al 0,5 % anual; la inflación esperada será del 30 % y el dólar cerrará el año a $ 30,30.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica del Indec, reflejó en abril un descenso de un 0,9 % en la medida interanual. Si se observa el mes anterior, la actividad también mostró una caída de 2,7 %.

Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, explicó al diario La Nación que “el dato de abril mostró una caída fuerte, incluso en la variación desestacionalizada, lo que anticipa que en el segundo y tercer trimestres va a haber caídas. Es el inicio de una recesión”.

Industria en retroceso

La industria es uno de los sectores afectados por las altas tasas de interés que convalidó el Central tras la disparada del dólar.

Te puede interesar: La receta incendiaria de Caputo y Dujovne para calmar a los especuladores

La actividad de la industria manufacturera de mayo de 2018 se contrajo un 1,2 % respecto al mismo mes del año pasado, según el Indec. Los sectores que más cayeron fueron la industria textil (-8,6 %), la elaboración de sustancias y productos químicos (-6,4 %); la metalmecánica (-4,6 %) y la refinación del petróleo (- 3,9 %).

Mayo fue el primer mes con datos negativos para la industria, los valores de la variación interanual acumulada durante los primeros cinco meses del año muestran una suba del 2,4 % interanual. Pero los próximos meses es probable que sigan en negativo. En el sector Pyme ya hay preocupación porque está cerca de cortarse la cadena de pagos.

Según datos de Came, la producción de las Pymes Industriales descendió 0,3 % en mayo frente a igual mes del año pasado. Así, se terminó un ciclo de 10 meses consecutivos en alza.

En el sector automotriz la producción en junio se desplomó un 13,4 % en comparación con el mismo mes del 2017. Las ventas al mercado interno descendieron un 31 % en el mismo período, según publicó ADEFA, la entidad que agrupa a las terminales locales.

En las ventas mayoristas, las automotrices comercializaron a la red de concesionarios 55.358 unidades, que representa un 26,9 % menos de la cifra de mayo, y un 31 % menos respecto del desempeño de junio del año pasado.

Otro mal dato para la industria es la baja de la utilización de la capacidad instalada en la industria medida por el Indec. En mayo fue del 65,1 %, 2,5 puntos porcentuales menos que en abril, y 0,7 puntos porcentuales inferior al mismo mes del 2017.

Recortes a la obra pública y golpe a la construcción

La construcción se recuperó en 2017 por el aumento de la obra pública que realizó el Gobierno en un año electoral. Pero el acuerdo con el FMI implicó que Cambiemos se comprometa a reducir el déficit fiscal, recorte que disminuirá en $ 30.000 millones el gasto en infraestructura.

Los datos del Indec aún no muestran una caída del sector, según los datos del indicador sintético de la actividad de la construcción, en mayo el índice aumentó 5,8 % con respecto a igual mes del 2017. El dato del acumulado durante los cinco primeros meses del año registra un alza de 12,4 % con respecto a igual período del año pasado.

Sin embargo, en junio el índice Construya, que mide la evolución de la actividad del sector y analiza las ventas de los insumos para la construcción se desplomó un 5,4 % con respecto al mismo mes de 2017. Si se compara junio con mayo, los volúmenes despachados el mes pasado registraron un descenso del 9,06 % desestacionalizado.

En el primer semestre acumulado el índice Construya es aún positivo, pero el cambio del mes pasado y los recortes que hará el Gobierno a la obra pública pueden estar indicando que el sector cambiará la tendencia.

Empleo y las “changas”

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Trabajo sobre empleo formal son de abril. Mes que no tuvo variaciones con respecto a marzo (0,0 %), pero terminó el primer cuatrimestre estancado. En la serie desestacionalizada se registró una baja del empleo registrado de 3.500 aproximadamente en el acumulado de lo que va de 2018.

Dentro del empleo registrado, en abril cayeron los monotributistas en 2.000 y los monotributistas sociales en casi 6.000 con respecto a marzo, un descenso de 0,1 % y 1,4 %, respectivamente. Estos fueron de los sectores que más crecieron durante el Gobierno de Macri. La reducción puede indicar el freno de la actividad, por tratarse de un empleo precario, quienes son los primeros afectados cuando la economía es desfavorable.

Por su parte, en la industria manufacturera se registraron casi 4.000 trabajadores registrados menos en abril con respecto a marzo. Un descenso de 0,3 %. El sector no logró recuperar el empleo durante el macrismo. Desde noviembre de 2015 a abril de este año hubo una merma de 73.000 trabajadores registrados en la industria manufacturera, una caída del 5,9 %.

Quieren que la crisis la paguen los trabajadores

La economía volverá a transitar un camino recesivo. La crisis sigue abierta aunque el Gobierno pretendió cerrarla con el acuerdo con el FMI. Un pacto que trae nuevas exigencias del Fondo, recortes del gasto y más ajuste.

Ante la recesión que llega, las patronales se preparan para descargarla sobre los trabajadores. Ya se conocieron casos de suspensiones, despidos, vacaciones anticipadas. Lockout patronal en la empresa Motomel, aprietes de los empresarios para flexibilizar las condiciones laborales. Un combo antiobrero para resguardar sus ganancias.

Ante el nuevo saqueo hay que defender los puestos de trabajo y las condiciones laborales. El invierno llegó para quedarse, pero las trabajadoras y trabajadores tienen la fuerza para derrotar el ajuste en curso.

Te puede interesar: Los empresarios se preparan para la recesión “parando” y despidiendo: ¿qué hacemos nosotros?



Source link