Senadores: los antiderechos en una cruzada sin límites en contra del aborto

0
512


En una nueva jornada los antiderechos esgrimieron argumentos violentos y mentirosos respecto del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

Ayer tuvo lugar una nueva jornada de debate en el Senado. Y como ocurrió en las comisiones de Diputados, pudieron escucharse voces a favor y en contra de la legalización del aborto.

Sin embargo la diferencia entre aquel debate y el actual es el notable incremento, por parte de los oradores que están en contra de terminar con la clandestinidad del aborto, de argumentos mentirosos y faltos de todo criterio.

Así por ejemplo se pudo escuchar a Verónica Vergara de La Fuente, del colegio médico de La Rioja, afirmar que: “Las mujeres que abortaron tienen que cosificar al embrión, tratarlo como un cúmulo de células, para mitigar la culpa, el daño psíquico que les queda durante toda la vida”.

Pero esta médica riojana no deja su postura antiderechos en meras opiniones. En el año 2017 acudió al hospital Vera Barros, del cual es asesora, Giselle Brizuela cuyo feto presentaba una malformación incompatible con la vida extrauterina. Giselle concurrió a ese centro de salud solicitando un aborto terapéutico ya que continuar con el embarazo además de afectarla en lo psicológico podía comprometer su salud física.

Verónica Vergara de la Fuente aconsejó al hospital no proceder con esta práctica médica y le dijo a Giselle que debía tener una autorización judicial. Es decir no permitió que esta mujer pudiera ejercer su derecho y acceder a un aborto legal, lo cual se encuadra en tortura para los tratados internacionales de Derechos Humanos.

Un dato a tener en cuenta es que en ese mismo hospital trabaja el anestesista Facundo Segovia Barcena, quien sostuvo que no aplicaría anestesia en el caso de realizar algún aborto. En su momento la institución había emitido un comunicado informando la desvinculación del anestesista. Sin embargo Vergara de la Fuente admitió que sigue trabajando y sostuvo que su publicación en la red social fue “un poquito desproporcionada, nada más”.

Pero al parecer los argumentos de los antiderechos ya no tienen límites. Otro lamentable ejemplo fue la intervención del médico tucumano Roque Carrero Valenzuela: “el aborto legal es el genocidio más grande de la historia, por las cifras y porque transforma a la madre en cómplice. Subversiva y antiargentina. No se engañen pensando que el aborto legal no es genocidio porque es la madre quien lo comete, y es traición a la patria”.

La violencia en los argumentos de quienes se auto proclaman defensores de “las dos vidas” es notoria. Seguramente el consenso mayoritario que genera la aprobación de la legalización del aborto los lleva a discursos impotentes.

Pero no hay que ser ingenuos y pensar que son adalides solitarios, pertenecen al entramado que junto a la iglesia católica y la iglesia evangélica presionan con su poder económico y político no solo a los legisladores, sino a los gobernadores para evitar a como de lugar, que este proyecto obtenga la media sanción que le falta para transformarse en ley.

El próximo 8 de agosto será la votación y ahí estará el movimiento de mujeres, luchando en las calles como hasta ahora para que #SEALEY.



Source link