Ser joven en Córdoba

0
252


Ser joven en Córdoba tiene sus particularidades y hay problemas que nos atraviesan a todos, de los que nadie se hace cargo y año tras año van empeorando

Comienza la época de campaña electoral, donde los principales partidos lanzan sus campañas y propuestas. Pero hay un gran ausente en esos debates: la juventud cordobesa. Algo de lo que pocos quieren hablar porque no les conviene.

Ser joven en Córdoba y trabajar

Ser joven en Córdoba y tener que trabajar es un sinónimo de precarización, de trabajos de mierda para decirlo de forma clara. Si salís del secundario y queres ir a estudiar una carrera lo más probable es que te tengas que buscar un trabajo de medio tiempo, de esos por los que muchos pasamos.

Ni hablar de muchos jóvenes que quisieran estudiar pero su realidad no se los permite. Podes terminar en un comercio, donde arrancas desde 8 horas de laburo. Pero, para poder sacar unos pesos más, siempre vas a terminar haciendo horas extras porque lo que te pagan no te alcanza.

También podes terminar laburando en un bar los fines de semana y algún que otro día que te llamen de apuro porque sabes que si no lo haces la próxima vez no te llaman y ahí cobras por día.

O laburas en una cocina de mínima doce horas de corrido y cobrando por noche. Muchas veces comiendo las sobras si es que tenes “la suerte” que te den de comer en tu trabajo.

Otra salida común es el Call Center, que en Córdoba hay muchos y suelen ser una de las salidas más solicitadas por la juventud.

Ahora bien, lejos de ser el sueño del pibe o la piba, son lugares donde se trabaja siempre en condiciones precarias y donde juegan permanentemente con la idea de ser un trabajo de paso. Ritmos y exigencias en función de las ganancias de las empresas, maltratos, descuentos, pagos fuera de término, poco descanso, trabajar los feriados porque “esos días se puede llamar a más gente”. Medirte hasta el tiempo para ir al baño son solo algunas de las cosas a las que tenes que someterte a la hora de entrar a trabajar a un call.

Podemos nombrar más trabajos. Como por ejemplo el de muchos jóvenes de las fabricas de la UOM, que trabajan en condiciones terribles, con ritmos cada vez más duros y poniendo en juego su salud, terminando a los 30 años con problemas serios de salud y todo por un sueldo que cada vez rinde menos.

Ahora bien, el problema es más de fondo porque la precarización laboral es una cuestión de estado. ¿Cómo se explica sino el famoso Plan Primer Paso? El PPP, como muchos lo conocemos, lo presentan como una ilusión de una entrada al mundo del trabajo, pero es en realidad un subsidio a las empresas para brindarles “mano de obra” (trabajadores) de forma mucho más barata. Bajo la excusa de la poca edad o la falta de experiencia nos empujan a tener que agarrar ese plan.

Te puede interesar: La precarización laboral como “política de Estado”

Por eso es importante que los jóvenes tomemos en nuestras manos la consigna que levantamos desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores en todo el país. Una consigna que en Córdoba expresa nuestro compañero Javier Musso, de que es posible pelear por una jornada de 6 horas, 5 días a la semana y un salario igual a la canasta básica familiar.

Así, dejaríamos de estar condenados a estos trabajos y podríamos tener tiempo libre para poder estudiar lo que querramos, disfrutar nuestra juventud, tener tiempo de esparcimiento y no conformarnos con la miseria de lo posible.

De esto no va a hablar ni Unión por Córdoba ni tampoco el PRO porque en eso son iguales. Quieren una juventud que sea solo trabajo barato y descartable.

La juventud cordobesa y la Policía

No es un secreto lo que es la Policía de Córdoba y la relación que tiene con la juventud. La juventud de nuestra provincia ha sido protagonista de denunciar los abusos policiales. Hace años que una de las concentraciones más grande de la juventud en las calles es la marcha contra el “Código de Faltas” (actual Código de Convivencia) que muestra claramente la impunidad con la que se mueve la Policía en nuestra provincia.

También te puede interesar: El nuevo código de “convivencia” cordobés no tiene mucho de nuevo

Tuvimos que ser miles en las calles para visibilizar que bastaba con usar gorra o no estar vestido de acorde a como le gustaba al policía, o incluso solo venir de un barrio alejado del centro para que te paren y puedas terminar detenido.

Miles de detenciones mensuales durante años fue el saldo que dejó éste Código y es una práctica que hasta el día de hoy no ha cesado. Pero no se detiene solo ahí, también hay muchos pibes que ya no están, que fueron asesinados o desaparecidos por la Policía en hechos que siguen sin aclararse y donde la justicia le brindó toda la impunidad a esta institución.

Aún hoy seguimos buscando a Facundo Rivera Alegre y seguimos exigiendo justicia por cada pibe y piba víctima del Gatillo Fácil, como Exequiel Barraza y tantos otros.

Esto tiene que tener una expresión política. Por eso la juventud no puede apoyar a ninguno de los candidatos que sostuvo este modelo de criminalización en la provincia. Unión por Córdoba que es De La Sota es la fuerza política que sólo le reserva palos a la juventud y el PRO es la fuerza que exporta este modelo y ya lo empezó a aplicar donde gobierna, como muestran las detenciones ilegales en la ciudad de Buenos Aires.

Hay que decirle basta a todo esto. Ningún joven que rechace esto puede apoyar a ninguna de estas alternativas políticas. Demostramos en las calles que la impunidad policial no va a pasar desapercibida.

En Córdoba, los jóvenes tenemos nuestra voz

En las próximas elecciones, los jóvenes tenemos una alternativa para decirle basta a todo esto y que nuestros reclamos cobren fuerza. El Frente de Izquierda, encabezado por Liliana Olivero, tiene muchas posibilidades de conquistar una banca en el Congreso.

También te puede interesar: Córdoba: interrogantes en las alturas y el desafío del Frente de Izquierda

Este Frente cuenta con candidatos jóvenes como Javier Musso que asumiría durante 18 meses una banca en el congreso. Él sería la voz de los jóvenes de Córdoba para nacionalizar nuestros reclamos.

Los principales partidos de Córdoba como Unión por Córdoba de De La Sota y Llaryora o Cambiemos de Baldassi, Macri y la UCR de Mestre tienen la misma política para los jóvenes: mas allá de que ahora digan que compiten entre ellos, en los hechos terminan actuando en común para atacarnos.

Una fuerza política de miles de jóvenes que demos estas peleas en las próximas elecciones, que realmente expresemos nuestros reclamos y nos plantemos frente a la precarización laboral y a la criminalización de la juventud es el camino para frenarle la mano a la derecha que se prepara para avanzar sobre nosotros. Es hora de una juventud cordobesa para cambiarlo todo, porque nuestras vidas valen más que sus ganancias.

Te puede interesar: Córdoba: el PTS en el Frente de Izquierda lanza campaña con un gran acto



Source link