Siam: #MiráCómoNosPonemos si nos despiden y nos discriminan

0
53


Las y los trabajadores realizaron esta mañana, después de lograr las primeras reincorporaciones el martes pasado, un corte en Puente Pueyrredón junto a comisiones de mujeres de distintos lugares de trabajo y estudio, delegaciones de trabajadores y referentes políticos. Apuntes de una lucha que marca camino contra los despidos y en defensa de los derechos de las mujeres.

“No es casualidad que hoy, 20 de diciembre, nos encontremos las mujeres, los jóvenes y los trabajadores nuevamente en las calles. Los políticos año tras año están acostumbrados a gobernar para los empresarios, y permitir que hagan lo que quieran contra los trabajadores”, dijo ayer a la mañana desde el Puente Pueyrredón Alejandra, una de las trabajadoras despedidas.

Es una de las impulsoras de la Comisión de Mujeres de Siam, que se puso en pie contra los despidos y la discriminación y el acoso a las mujeres en la planta. Ella resultó electa delegada por sus compañeros en asamblea, pero el sindicato no la quiso reconocer como tal.

“¿Saben por qué nos echan? Porque nosotros hace un año en la planta no teníamos delegados, y hace un año en Siam que nos venimos organizando, cada vez que nos descuentan, en Siam se para, cada vez que en Siam quieren atacar nuestros derechos, cada vez que un compañero o compañera tiene un accidente paramos la línea, dejamos de trabajar o trabajamos a desgano. Muchos de nosotros también desde adentro de la fábrica estuvimos peleando por los derechos de las mujeres, por los derechos de nuestros compañeros, y hoy estamos afuera por hacer lo que la UOM tendría que hacer todos los días”, explicó y exigió al gremio metalúrgico que “se ponga a la altura” de los ataques que están sufriendo en el sector. Minutos después, referentes del movimiento de mujeres como la legisladora Myriam Bregman y la periodista Marta Dillon respaldaron la exigencia a la UOM de las metalúrgicas.

No es casual la bronca que expresan las trabajadoras y trabajadores de Siam hacia la dirección de su sindicato: en todo el país, las burocracias sindicales cumplen un rol fundamental para contener -cuando no para traicionar- toda esa bronca que sentimos por el empeoramiento de nuestras condiciones de vida, por el gran saqueo nacional que está en curso, que se cobra vidas obreras todos los días y no nos da tregua.

Esas burocracias son las que frenan y boicotean con todas sus energías cualquier tipo de respuesta obrera y desde abajo, frente al infierno en el que nos quiere sumergir el gobierno de Cambiemos, pero también el peronismo que ha colaborado abiertamente con el plan de ajuste que estamos viviendo y que se ha empeñado en hacernos creer que la única manera de enfrentar todo esto es en las urnas de las próximas elecciones. Pero estas metalúrgicas y metalúrgicos han aprendido a distinguir entre sus verdugos y sus aliados.

Las y los trabajadores de Siam, en menos de dos meses, dieron enormes lecciones de lucha. No solamente por su combatividad, evidente por haber cortado el Puente Pueyrredón cuatro veces, por mantener un acampe en los portones de la fábrica durante dos semanas, por bancar una brutal represión del gobierno de Vidal, por movilizarse a la Casa de la Provincia en Capital y al ministerio de Trabajo en Avellaneda; sino también por la unión estratégica que pusieron en pie entre distintos sectores de la población que están rebelándose contra la situación actual o cuestionándola de manera cada vez más tajante: los estudiantes, los vecinos desocupados de Avellaneda, los trabajadores de otros sectores en lucha y principalmente también, las mujeres.

“Creo que hemos marcado un camino también: la lucha para enfrentar este ajuste a todos los trabajadores es uniéndose, uniéndose a todos los trabajadores que están peleando, y uniéndose a todas las mujeres que están saliendo a las calles por sus derechos y dejando un mensaje bien claro a esos sindicatos, a esas patronales que no le dan lugar a las mujeres”,-señaló Alejandra-, “por eso mismo repudiamos enérgicamente el caso de la conducción del sindicato de SOJO de Jaboneros, que ha mantenido en su predio la trata de niños y de mujeres. Eso si hubiera mujeres en el sindicato no pasaría porque estaríamos peleando por nuestros derechos y los derechos de nuestras familias, como se demostró en esta lucha, que las esposas de nuestros compañeros despedidos han estado en primera línea, saliendo a la calle con nosotros, porque no solo somos 20 despedidos sino que somos 20 familias que quedamos en la calle y esta lucha es de conjunto, como las chicas de Coca Cola que también han armado su propia comisión frente a los despidos de sus compañeros y se han unido también a nosotros”.

Es que la lucha de Siam no se trata solamente de una conflicto por reincorporaciones, sino también por la defensa de los derechos de las mujeres en los lugares de trabajo, en contra de esa violencia silenciada que sufren las trabajadoras en la línea de producción, en las oficinas, en las escuelas, en sus sindicatos al no ser escuchadas, al no tener voz dentro de los gremios. Esa violencia que no visibilizan los medios pero que cada vez más mujeres cuestionan y ante la que las trabajadoras de Siam, marcando el camino, enfrentan con su lucha (LINK INADI). Porque es una pelea por sus puestos de trabajo y por el pan para sus familias, pero también por sus derechos, por su dignidad, y por aportar al camino colectivo que las mujeres debemos seguir para terminar de una buena vez y para siempre con nuestra opresión y con la explotación que millones vivimos a diario. Por eso, también lograron el apoyo del colectivo de mujeres NiUnaMenos, de periodistas de Página 12, de diputados y diputadas, y de cientos de trabajadoras y trabajadores que hicieron llegar su apoyo a las mujeres y a las familias de Siam en Lucha.

Es un momento muy particular en nuestro país para las mujeres que alzan la voz por sus derechos, como el colectivo de Actrices Argentinas, las trabajadoras de Siam también decidieron ayer por la mañana movilizar en el Puente Pueyrredón bajo la consigna #MiraComoNosPonemosCuandoNosDespidenyDiscriminan y reivindicar esa unión entre las comisiones de mujeres trabajadoras con sus compañeros de trabajo, para enfrentar el ajuste y los despidos, para que no haya ninguna familias más en la calle: “Se acercan las fiestas, nadie se quiere quedar en la calle, queremos estar en paz en nuestras casas con trabajo, pero vemos que la única manera de conseguir eso es estando organizados continuamente, nuestro sindicato se tiene que poner a la cabeza de esto, y si no lo hace se lo tenemos que exigir, nos tenemos que plantar, pero sobre todo tenemos que organizarnos, porque cada vez que hay organización hay resistencia, y cada vez que hay resistencia hay conquistas, como las de ayer cuando seis de los veinte trabajadores que fuimos despedidos entraron a trabajar, un hecho histórico frente a los más de cien mil despidos que hubo en el sector metalúrgico.

Pero no vamos a parar hasta que entremos todos y ese es nuestro compromiso firme, como también devolver toda la solidaridad que recibimos,porque no solamente peleamos por nuestras reincorporaciones sino porque todos los trabajadores encontremos una salida a la crisis que se nos plantea; no queremos que esa salida sea en función del hambre y la miseria, como lo han demostrado las chicas que están acá de la Comisión de Mujeres de Madygraf, junto a sus compañeros, que cuando la patronal los dejó en la calle tomaron la fábrica y la pusieron bajo control de los trabajadores y trabajadoras. Ese es el camino para seguir, los trabajadores, las mujeres y los jóvenes en las calles tenemos una fuerza imparable, y como nos enseñaron en Astillero, ¡acá no se rinde nadie!”.

Hace casi dos meses, cuando comenzó la lucha de Siam, nadie imaginaba que podía transformarse en un verdadero ejemplo de organización para enfrentar los despidos, la discriminación y el acoso hacia las mujeres, la nula representación gremial, ni para desenmascarar la ilegalidad con la que se manejan las empresas en nuestro país, y las maniobras de los gobiernos -nacional, provincial y municipal- para cubrirlas y garantizar sus ganancias.En este poco tiempo, las y los trabajadores de Siam han marcado el camino, desde el barrio El Fortín hasta La Plata, desde los portones de la fábrica de un rincón lejano de Piñeyro hasta el Puente Pueyrredón, y desde la pelea por 20 reincorporaciones hasta el ejemplo de unión del movimiento de mujeres junto con sus compañeros varones, contra el poder patronal, el gobierno y el régimen burgués explotador y patriarcal, que no se va a caer, sino que vamos a derribar.

Estas líneas no intentan solamente reivindicar una lucha por lo que la misma lucha a llegado a mostrar -y sin lugar a dudas seguirá mostrando-, sino de sacar las mejores conclusiones y los mejores ejemplos para replicarlos por miles, como la propia organización de las mujeres en su lugar de trabajo frente a una patronal que las despide a ellas y a sus compañeros, -ellos, con quienes pasan a diario más horas que las que pueden destinarle a sus propias familias-, frente a un sindicato que las pretende invisibilizar y un gobierno que quiere imponernos hambre y miseria, para constituirnos en sujetos de nuestra propia vida, para organizarnos por una salida colectiva que no solo apague para siempre el infierno al que nos quieren condenar, sino que también haga emerjer, en el mismo proceso, los inicios de un futuro donde escribamos nuestro propio destino.



Source link