Sin guantes ni hilo de sutura: suspenden cirugías en el Hospital Rossi de La Plata

0
27


Este lunes se suspendieron todas las cirugías programadas producto de la falta de insumos básicos. Los trabajadores y las trabajadoras denuncian desidia de la dirección y destrucción de la salud pública.

Hace meses que el Hospital Rossi se encuentra sin hilos de sutura y recibían donaciones del hospital provincial Alejandro Korn de Melchor Romero y del hospital Gutiérrez de La Plata.

También se encuentran con faltante de guantes, set de bombas de infusión continua y lavandina, entre otros, desde hace varias semanas. Los trabajadores y las trabajadoras denuncian, a su vez, que los directivos están al tanto de la situación pero no han tomado ninguna medida.

Es así como se vieron en la obligación de tomar la drástica decisión de suspender las cirugías programadas (con pacientes que vienen esperando el turno desde hace seis meses) y atender sólo las emergencias.

Aseguran que la falta del insumo se debe a un problema con la licitación de los hilos de sutura a partir de un conflicto entre los proveedores, cuya situación continuará así hasta que no lo resuelvan, administrativamente, las autoridades.

Estas son las condiciones en las que se encuentran los hospitales provinciales, con caídas de techos, cortes de luz afectando áreas críticas (como sucedió en el Hospital San Martín), el estado deplorable de los edificios, la falta de personal de guardia, de enfermeros, de trabajadores de limpieza, la precarización en la que se encuentran cientos de trabajadores con becas o en negro; la falta de insumos y aparatología y la privatización encubierta con el plan de la Cobertura Universal de Salud (CUS).

A todo eso se le suma el presupuesto a la baja que año tras año destinan a la salud pública. Migajas que en el último año aprobó el macrismo con el apoyo del kirchnerismo.

El deterioro de la salud pública no comenzó con el macrismo, pero se agrava aún más con el acuerdo con el FMI que pactaron oficialistas y opositores, que solo traerá más hambre y miseria.

Hay un plan del Gobierno y son las centrales sindicales las que, con su silencio, son cómplices de este plan de ajuste. Eso incluye a las que se dicen opositoras a este gobierno como la CTA, que nuclean a ATE y Cicop.

El sistema público de salud atiende a las grandes mayorías, los sectores más necesitados y a pesar de la profunda crisis sanitaria, garantiza un acceso universal y gratuito.

La salida para terminar con este ajuste es enfrentarlo en las calles, organizados con el conjunto de los trabajadores y vecinos. Organizar un plan de lucha escalonado que termine con una huelga general y no esperar a octubre para sacar al macrismo a voto limpio.

Las conducciones sindicales tienen que estar a la altura de esta tarea para no seguir siendo los trabajadores, únicamente, los que cargamos con la defensa de la salud pública. Debemos defender y el fortalecer, luchando, el sistema de salud público, gratuito, igualitario y de calidad.



Source link