Subsidios y tarifazos: el millonario negocio del transporte de pasajeros

0
158


A pedido de los empresarios del transporte, el gobierno provincial se prepara para aplicar un nuevo tarifazo al transporte de pasajeros. Los números de un negocio millonario.

Es fin de año y los empresarios del transporte automotor acaban de recibir un importante regalo de navidad: el gobierno provincial va a girarles más de 1500 millones de pesos durante 2019 en concepto de subsidios directos.

Además la nación va a transferir 700 millones de pesos el año que viene. Si a esto le sumamos los 20 millones de pesos que ya venía recibiendo de la provincia, estamos hablando de unos 2500 millones de pesos en subsidios para el 2019.

No contentos con semejante suma, y a pesar de los tarifazos de febrero y septiembre, desde la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (AETAT) afirman que existe una “falta de actualización tarifaria desde hace cinco años, no sólo en Tucumán. Creemos que el precio de los estudios técnicos con subsidios debería ser entre $ 27 y $ 28”.

En perfecta sintonía, el gobernador Manzur ya anticipó que “seguramente algo vamos a tener que aumentar el boleto de colectivo para paliar esta situación”.

Te puede interesar: ¿Quiénes son los dueños del transporte en Tucumán?

Pero esperan que la iniciativa pase por el Concejo Deliberante de la capital para repartir el costo político de implementar otra medida de ajuste.

Desde el gobierno provincial afirman ser víctimas de la política de ajuste del gobierno nacional que transfirió a las provincias el costo de los subsidios al transporte público. Un discurso insostenible teniendo en cuenta que los diputados que responden a Manzur ayudaron a dar quórum y votaron en abstención el Presupuesto 2019.

Desde Cambiemos responden que el gobierno provincial aceptó la quita de subsidios cuando firmó la adenda al Pacto Fiscal y afirman que el gobierno tiene los fondos para evitar el aumento de tarifas (aunque en la legislatura siempre levanten la mano juntos a favor de los tarifazos).

Sea con subsidios, tarifazos, o ambos, ni Cambiemos ni el PJ, ponen en cuestión la privatización de este servicio público. Ni siquiera se les exige que abran sus libros de contabilidad en audiencias públicas.

En medio de esta rosca, los empresarios hacen uso de su capacidad extorsiva retaceando el pago de los salarios a fin de año, empujando a los trabajadores a un paro total del transporte para exigir al menos un subsidio para hacer frente al pago del acuerdo salarial y el aguinaldo.

Sobre tarifazos y paritarias

Bajo el gobierno de Manzur el costo del boleto interurbano de pasajeros pasó de 4,83 pesos a fines de 2015 a 15,5 pesos en diciembre de 2018. Es decir un aumento de 220% en las tarifas, muy por encima de la inflación acumulada en este período que cerrará en un 158%, y de la evolución del costo salarial del sector.

De acuerdo a la escala salarial de la UTA, el salario básico de un chofer con 15 años de antigüedad pasó de 14.245 pesos en agosto de 2015 a 28.256 pesos en octubre de 2018. Es decir un aumento del 98% en tres años. Muy por debajo de la inflación, lo que implcia una caída del poder adquisitivo del salario en beneficio de la patronal.

Los datos del Indec reflejan una caída de 13% en la participación del salario respecto al valor agregado bruto del sector “Transporte, almacenamiento, y comunicaciones”, pasando del 64,7% en el primer trimestre de 2016 al 51,7% en el segundo trimestre de 2018.

Es decir que los empresarios gozaron de aumentos de tarifas muy superiores a la inflación acumulada y, con la ayuda de la UTA, impusieron paritarias a la baja que redundaron en una caída del costo salarial.

Los números de un negocio millonario

De acuerdo a los registros de la Secretaría de Transporte de la Nación, entre diciembre de 2017 y noviembre de 2018, unas 56 empresas de transporte de pasajeros de Tucumán recibieron 1485 millones de pesos en concepto de subsidios directos y compensaciones complementarias.

Además se beneficiaron del subsidio al gasoil, que compraron a 11 pesos el litro cuando en el precio de mercado ya está llegando a los 33,76 pesos.

Tomando la evolución en los precios del gasoil, y considerando un promedio de 53.371 litros de consumo mensual promedio por empresa (según estadísticas de la provincia), las 56 empresas habrían recibido de manera indirecta un subsidio de 494 millones de pesos adicionales.

Si a esto le sumamos los 20 millones que el gobierno provincial venía girando mensualmente desde el mes de junio son 2100 millones de pesos que recibió el sector solamente en subsidios. Datos que también coinciden con la información periodística.

Para tomar una dimensión de la magnitud que se le transfiere de las arcas públicas a estas empresas, consideremos que un colectivo para transporte urbano Mercedes Benz modelo 1621, 0km, cuesta 3 millones de pesos.

Es decir, que solo con lo que perciben de subsidios podrían comprar 700 coches nuevos anualmente. Cada dos años podrían renovar por completo el parque automotor. Sin embargo, el estado del servicio es calamitoso y escaso. La inversión brilla por su ausencia.

Otra fuente importante de ingresos es la venta de pasajes. No disponemos de esta información, pero podemos estimar un cálculo aproximado en función de la cantidad de pasajeros (3.150.177 pasajeros anual por empresa) y asumiendo la tarifa interurbana (la más baja de la provincia).

Esto arrojaría un ingreso anual aproximado de 42 millones de pesos por empresa en 2018. Subestimando la facturación, para el conjunto del sector un ingreso por venta de pasajes de 2400 millones de pesos en 2018. Casi lo mismo que perciben por subsidios del Estado.

Considerando el salario bruto promedio de 40 mil pesos, con 3700 empleados en el sector, la masa salarial aproximada debería rondar los 1900 millones de pesos, menos de la mitad de lo que recaudan por subsidios y venta de pasajes.

El caso del transporte es un claro ejemplo de parasitismo empresarial sin limites. No existe ninguna razón para seguir sosteniendo la privatización de este servicio público escencial.

En este sentido, desde el PTS en el Frente de Izquierda, Alejandra Arreguez, afirmó que “somos la única fuerza política que se opone consecuentemente a los tarifazos. Exigimos la apertura de los libros de contabilidad de estas empresas, audiencias públicas, y una investigación independiente para ver qué hicieron con los millonarios ingresos que tuvieron todos estos años. No tiene ningún sentido seguir subsidiando a estos empresarios que mantienen un servicio pésimo. Exigimos terminar con la privatización del transporte público y su estatización bajo control de un comité de trabajadores y usuarios”.



Source link