Tarifazo contra los más necesitados: fuerte aumento de la garrafa social

0
82


El ministerio de Energía difundió los nuevos precios. La garrafa de 10 kg se va a $267 pero se estima que su precio real superará los 300. Otro golpe al bolsillo popular. Conocé los nuevos precios.

Hoy se conoció la resolución 15/2019 de la Secretaría de Energía. Allí se refiere a los nuevos precios del gas licuado de petróleo (GLP), destinados a la llamada “garrafa social”.

El aumento comenzará a regir este 1 de febrero, para sus distintas presentaciones.

La garrafa de 10 kilos pasará a costar $ 160,28 para el fraccionador, $ 240,97 para el distribuidor y $ 267,70 para el público. Esto implica un aumento del 24%. Lo cierto es que, como denuncia el público y las organizaciones de consumidores, el precio real termina superando los $300.

La de 12 kg costará oficialmente $321, para el público, y las 15 kg llega a los $401.

Además la resolución fija un subsidio para los beneficiario del Programa Hogar de $152 por unidad.

El precio no incluye los impuestos provinciales ni otro tipo de costos que agregan los distribuidores.

La resolución muestra todo el cinismo del gobierno, al comenzar planteando que “tiene como objetivo esencial asegurar el suministro regular, confiable y económico de GLP a sectores sociales residenciales de escasos recursos que no cuenten con servicio de gas natural por redes”. Y además asegura que “en la modificación de los precios máximos de referencia deberá tenerse en cuenta la protección de los sectores sociales residenciales de escasos recursos, para lo cual resulta aconsejable continuar aplicando un criterio de gradualidad en la implementación de las actualizaciones de dichos valores, como así también mantener un esquema de subsidio a la demanda compatible con esos fines”

Sin embargo, este nuevo tarifazo implica otro golpe al bolsillo del pueblo trabajador. En abril de 2015 el precio oficial de la garrafa era $88, con lo que el aumento ya supera el 300%. Si tenemos en cuenta que en la Argentina el 45% de la población no tiene acceso a la red de gas natural y se maneja con gas envasado, la situación es crítica.

Una familia gasta entre dos y tres garrafas por mes, y en la mayoría de los casos tienen que comprar las garrafas a un precio superior al “oficial” y no acceden a los servicios. Eso explica que en los últimos años la pobreza energética, o sea las familias que no pueden pagar sus servicios o les insume un creciente porcentaje de su salario, haya crecido hasta superar el 50% en la provincia de Buenos Aires.

Con ese mismo ritmo, han aumentado las ganancias de las empresas petroleras y las privatizadas de la energía.

Los nuevos precios, según la Resolución 15/2019.



Source link