Titular de APDH Mendoza denunció hostigamiento tras pedir que quiten imágenes religiosas de escuelas

0
47


La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos denunció hostigamiento laboral por parte de la DGE de Mendoza contra Ricardo Ermili, supervisor de la Dirección de Educación Técnica y Trabajo y presidente de la APDH Regional Mendoza. Ermili había solicitado el retiro de imágenes religiosas de las escuelas estatales y desde la DGE también le recriminaron expresiones críticas al gobierno en Facebook.

Desde la regional Mendoza de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos denunciaron la persecución y el hostigamiento laboral que autoridades de la Dirección General de Escuelas (DGE) de la Provincia de Mendoza ejercen contra el Supervisor Ricardo Ermili por solicitar el retiro de imágenes religiosas de las escuelas estatales.

Ermili es supervisor de la Dirección de Educación Técnica y Trabajo y presidente de la APDH Regional Mendoza, además de ser Vicepresidente de APDH Nacional, y en agosto pasado había elevado una nota a la DGE instruyendo a las escuelas a retirar imágenes religiosas “fundando en pronunciamientos del INADI”.

En Mendoza, la educación laica están garantizadas tanto por la Constitución provincial , como por la Ley 6970 de educación, que en su artículo 4to establece que “los niveles y regímenes del sistema de gestión estatal deberán ser gratuitos y laicos”. Sin embargo, en numeros escuelas de la provincia aún hoy se mantienen imágenes religiosas y hasta en algunas se practican misas en horarios escolares, como fue denunciado en el mismo departamento hace algunos meses.

Frente a esta situación, Ermili elevó una nota a la Dirección de la DGE denunciando que “la práctica consuetudinaria de exponer permanentemente imágenes religiosas propias de la Iglesia Católica Apostólica Romana en edificios escolares de gestión estatal (eso ocurre en la mayoría de las escuelas) resulta no solo una irregularidad a la luz de las disposiciones provinciales y nacionales, sino actos discriminatorios que afectan a las minorías no católicas”. En dicha nota, Ermili fundamenta el pedido en un fallo del Inadi que, sobre una denuncia similar en la provincia de Misiones, estableció que “es manifiestamente ilegítima y discriminatoria la colocación de un símbolo religioso en la entrada principal de un edificio público que es sede de un establecimiento educativo, ya que esa presencia afecta la igualdad real de trato y el pleno goce y ejercicio, sobre bases igualitarias, del derecho de libertad religiosa reconocido en la constitución y en los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, que tienen jerarquía constitucional (art. 75, inc. 22)”.

“el Director de Educación Técnica y Trabajo persigue la finalidad de darme de baja en el cargo de supervisor. Telefónicamente me reprochó haber dispuesto el retiro de las imágenes religiosas de las escuelas y me dijera que me atuviera a las consecuencias cuando le expresé que mi proceder era legítimo”, denunció Ermili

Tras la nota desde la DGE de la provincia comenzaron con una campaña de hostigamiento contra Ermili mediante tres actas en las “me ordenan que dé marcha atrás con lo de las imágenes”, según relató el supervisor y hasta llegan a cuestionarle publicaciones en sus redes sociales personales contras las políticas económicas de Macri y el gobernador Cornejo.

Te puede interesar: Educación y religión: ¿qué es el laicismo?

“Se me solicita “la documentación que acreditaría según sus dichos (los míos) que la religión católica no es la oficial”. En otras palabras, como si fuera un invento mío, se me requiere que aporte pruebas para demostrar lo que el ordenamiento jurídico reconoce pacíficamente y los funcionarios no deben desconocer”, denunció Ermili. En uno de los descargos presentados ante las autoridades, Ermili denunció que “la inusitada cantidad de actas que se me han notificado en un mismo día son un indicio vehemente de hostigamiento laboral contra mi persona. No escapa a mi entendimiento que el Director de Educación Técnica y Trabajo persigue la finalidad de darme de baja en el cargo de supervisor, desde el momento en que telefónicamente me reprochó haber dispuesto el retiro de las imágenes religiosas de las escuelas y me dijera que me atuviera a las consecuencias cuando le expresé que mi proceder era legítimo y el suyo contrario a derecho”.

La denuncia de la APDH Mendoza

A través de un comunicado, desde la APDH denunciaron la situación y se solidarizaron “con el docente mendocino y exhorta a las autoridades de la DGE a actuar en consecuencia con el pronunciamiento que el INADI emitió mediante su Dictamen N° 493/15, referido a la Provincia de Mendoza: “El reconocimiento actual de un Estado Laico y heterogéno, basado en el reconocimiento de la igualdad de las personas, hace que sea imposible permitir que el Estado continúe manteniendo el uso de símbolos religiosos en los espacios públicos””. En el mismo sentido se pronunciaron distintos organismos de DDHH y políticos, entre ellos el senador provincial del FIT Lautaro Jimenez y la diputada peronista Patricia Galván. Por su parte, las diputadas del FIT Macarena Escudero y Mailé Rodriguez presentarán en la Legislatura provincial un pedido de repudio la persecución que viene sufriendo el trabajador de la educación.

También podes leer: “En mi escuela la Iglesia se sentía con el poder de decidir en los horarios de la institución”

Desde la Campaña Federal por la Separación Estado/Iglesia, también emitieron un comunicado en solidaridad con Ermili:

En Mendoza, mientras no se aplica la Educación Sexual Integral producto de las presiones de sectores religiosos e incluso la propia ministra de salud reconoció que la provincia aún no adhiere al Protocolo de Aborto No Punible producto de las mismas presiones, son conocidos los escándalos por el llamado de sacerdotes del sur provincial a “levantarse en armas contra la educación sexual”. Estas injerencias de la Iglesia Católica en políticas públicas, se ve expresada también en imágenes religiosas en distintos establecimientos educativos. Pese a estar prohibidos tanto por la Constitución provincial como por la Ley provincial de educación, el gobierno mendocino, a través de la DGE, persiguen a los trabajadores de la educación que exigen respetar este elemental derecho.



Source link