Tras el violento desalojo, falleció el campesino quemado por la Policía

0
34


Se trata Hector Reyes Corvalán que había sufrido quemaduras e impactos de balas de goma durante el violento desalojo en su lote de Santiago del Estero el 12 de octubre. La orden la dió la jueza María Cecilia Paskevicius pese a que el pedido estaba sin efecto por un amparo presentado por la defensa.

El viernes 12 de octubre alrededor de las 10 de la mañana Quesada, un importante terrateniente, junto a Luis Scillia, oficial de Justicia y diez policias irrumpieron violentamente en la propiedad de Corvalán para desalojarlo.

Corvalán sufrió graves heridas durante el terrible desalojo como impactos de bala de goma a corta distancia e importantes quemaduras, pese a eso lo trasladaron a la comisaría, negándole asistencia médica. Solo después que la jueza definió su situación procesal como detenido lo trasladaron al hospital.

Así lo relató María Rosa Frías esposa de Corvalán a Página12 “Mi marido estaba en el portón, con los animales. Como no se quiso ir cuando le mostraron la orden trucha, le dispararon con balas de goma y le prendieron fuego”

Además mataron a sus perros, robaron unas 200 cabezas de ganado y destrozaron la propiedad.

Con el 45 % de su cuerpo quemado y las vías aéreas afectadas, Corvalán fue trasladado a un hospital de Tucumán donde luego de una larga agonía falleció. Hector tenía 56 años, había nacido en el mismo paraje Suncho Pampa.

Desde el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase) denuncian “la violencia estructural que concentra casi el 75% de tierras cultivables en sólo el 15 % de empresarios del agronegocio” pone en riego la vida de los “sistemas campesinos e indígenas” y responsabilizaron a Quesada, Scillia y todos los policías implicados en el desalojo de la muerte de Corvalán “el oficial inspector José Francisco Corvalán, el oficial ayudante Leonel Moreno, el cabo primero Roberto Corvalán, División de Prevención de Nueva Esperanza, el agente Roldán entre otros” y exigen la detención inmediata de todos los implicados.



Source link