Tras pasar 40 días en la cárcel liberan a José Luis Zurita, preso por tener hojas de coca

0
36


Fue detenido el 25 de agosto y enviado a Marcos Paz por “narcotraficante”. Producto de una campaña de su familia y la comunidad boliviana, ahora la Cámara Federal le dictó “falta de mérito”.

Este miércoles los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia de la Sala 2 de la Cámara Federal de la Ciudad de Buenos Aires, ordenaron la “inmediata libertad” de José Luis Zurita Delgadillo por considerar su “falta de mérito” respecto a los cargos con los que hace más de un mes la Policía lo detuvo y trasladó al penal de máxima seguridad de Marcos Paz.

Zurita Delgadillo fue detenido el 25 de agosto y procesado con prisión preventiva por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, por el supuesto delito de “guarda de materia prima destinada a la producción o fabricación de estupefacientes”. Bajo el mismo cargo también fue detenido en esa oportunidad Efrain Cazorla Martínez.

Toda la “prueba” con la que contó el Estado para imputar a José Luis fue que tenía hojas de coca en estado natural, las que comercializa en el puesto de la feria donde trabaja su familia. Fue detenido en el marco de la festividad de la Virgen de Copacabana y Urkupiña, dos de las fiestas más importantes de la comunidad boliviana de La Plata.

Leé también Detención de José Luis Zurita: “¡La práctica ancestral con hojas de coca no es delito!”

Según el fallo de la Cámara Federal, “las constancias obrantes en el expediente no permiten avalar la hipótesis delictiva sostenida” al momento de procesarlo, ya que “no fueron hallados en poder de los imputados elementos de corte, de acondicionamiento o precursores químicos que den cuenta del destino de la sustancia achacada. Tampoco se encontró información -almacenada en los dispositivos celulares secuestrados entre sus pertenencias- que revelen la existencia de maniobras compatibles con la actividad en debate”.

Además, los jueces reconocen que las hojas de coca en estado natural que les fueron secuestradas “estaban destinadas a la práctica del coqueo o masticación, de acuerdo con lo establecido en el artículo 15 de la ley 23.737”.

Es decir José Luis estuvo más de un mes preso en una cárcel de máxima seguridad por un hecho que nunca existió y por ser considerado algo que no es.

Según los jueces, cabe la “falta de mérito para procesar o sobreseer” tanto a Zurita Delgadillo como a Cazorla Martínez, por lo cuál el joven de La Plata deberá ser liberado de forma “inmediata”.

Vale decir que, de no haber mediado una campaña pública de la familia de José Luis, de la comunidad boliviana residente en La Plata y otras ciudades de Argentina y de organizaciones de derechos humanos, estudiantiles y políticas; muy probablemente el joven seguiría detenido, tal como lo están cientos de personas en las cárceles del país, soportando causas armadas con cargos de peso sobre sus espaldas por delitos que nunca cometieron.

La buena noticia de la liberación de José Luis no hace más que demostrar que el sistema penal tiene como uno de sus pilares la creación de causas (muchas d eellas bajo la cobertura de la nefasta Ley de Estupefacientes) donde siempre terminan presos jóvenes del pueblo trabajador, pasando largos períodos de sus vidas tras las rejas esperando una resolución a sus procesos penales, lo que incluye tardías absoluciones que no hacen más que reforzar el carácter de clase de esta “justicia”.

José Luis tenía hojas de coca en estado natural, algo que es completamente legal y se corresponde con su cultura y sus tradiciones. Terminó preso por ser un supuesto “narco”. Mientras tanto, los verdaderos narcotraficantes, que se enriquecen gracias a que las drogas son ilegales (con lo cual montan una industria junto a policías, jueces y políticos patronales), viven tranquilos en sus barrios privados, saludando cada mañana a sus vecinos (en su gran mayoría también empresarios, legales o no).

Liberaron a José Zurita by La Izquierda Diario on Scribd

Mamá de José Luis Zurita Delgadillo | Foto Nicolás Braicovich/Pulso Noticias



Source link