Tres medidas para enfrentar la catástrofe económica que imponen el FMI, Macri y los gobernadores

0
45


El dólar volvió a escalar y el riesgo país tocó otro récord. La crisis se acelera y las consecuencias recaen sobre el pueblo trabajador. ¿Qué hacer ante el saqueo en curso?

Otro día de furia en los “mercados”, el dólar superó los $ 47 y el riesgo país cruzó los 1000 puntos, otro récord en la era Macri. El Banco Central volvió a subir las tasas y con ventas en el mercado de futuros logró que la divisa ceda.

Los temores y la presión del capital financiero que inciden en el riesgo país se deben a la incertidumbre por una economía en caída y un gobierno debilitado que tomó medidas desesperadas para contener los desequilibrios económicos. Vuelven a emerger las dudas sobre la capacidad de pago de la deuda.

Bajo el mando del FMI, con las políticas de Cambiemos y el aval de la oposición patronal y los dirigentes sindicales las consecuencias de la crisis las paga el pueblo trabajador con más desocupación, pobreza y un deterioro de sus condiciones de vida.

Te puede interesar: De 2001 a hoy: ¿cómo hacemos para que la historia no se repita?

Es necesario un programa de emergencia para enfrentar la crisis en curso.

Romper el acuerdo con el FMI y no pago de la deuda

El endeudamiento creció exponencialmente con el gobierno de Macri. El próximo gobierno va a tener que afrontar vencimientos de deuda por U$S 40.000 millones de promedio al año. Esta suma podría ser mayor con los nuevos desembolsos del FMI, que no están aun considerados.

No hay posibilidad de renegociar con el organismo como promete el kirchnerismo, el FMI impondrá mayores condiciones de ajuste y reformas estructurales como la reforma laboral y previsional.

Los planes del FMI llevaron a Grecia a la catástrofe. Es urgente romper con el Fondo y no pagar la deuda usuraria y fraudulenta. Este es el único camino para terminar con el saqueo de la economía nacional por parte de los acreedores y evitar el colapso por seguir pagando a costa del “hambre y la sed” de los trabajadores.

Esta medida es inseparable de otras iniciativas fundamentales, como la nacionalización de la banca y el monopolio estatal del comercio exterior.

Por una banca estatal única

La sangría de dólares también la provocan la fuga de capitales y las remesas de utilidades de empresas extranjeras. En la era Macri, la fuga de capitales ascendió a U$S 64.000 millones.

Las entidades financieras cumplen un rol clave en la transferencia hacia “paraísos fiscales” de los activos financieros no declarados ante las autoridades fiscales de personas ricas y grandes empresas. Es conocido el papel que jugaron en el país los bancos extranjeros Santander, HSBC y Citibank durante la crisis de 2001.

Grandes empresas fugaron capital previo a la crisis 2001, entre los cincuenta grupos económicos estaban Pérez Companc, Telefónica de Argentina, Repsol, Telecom, Nidera, Shell.

Hay que nacionalizar la banca y conformar una banca estatal única. Esta es la única manera de evitar la evasión y fuga organizada por los capitalistas, y de asegurar el valor de los activos para los pequeños ahorristas.

Una banca estatal única sería una herramienta para el crédito barato para la vivienda popular o para el pequeño comerciante ahogado por la crisis.

Te puede interesar: Argentina en crisis: ¿cómo frenar el robo de los bancos?

Por el monopolio estatal del comercio exterior

Un puñado de empresas concentran las exportaciones. Sólo 200 empresas que integran la cúpula económica concentran casi el 70 % de las exportaciones. Se trata de las grandes empresas automotrices, mineras, grupos nacionales trasnacionalizados como Techint o Arcor y cerealeras (Cargill, Bunge, AGD, Vicentín, Dreyfus, Toepfer, Molinos Río de La Plata y Nidera).

Además, de una banca estatal única, el monopolio del comercio exterior es necesario para terminar de raíz la fuga de capitales y el fraude fiscal.

El monopolio del comercio exterior permitiría administrar las divisas que provienen de las exportaciones en función de las necesidades del pueblo trabajador y no en función de las ganancias de unos pocos.

Un conjunto de medidas elementales para frenar el saqueo y reorganizar la economía en favor de los intereses de las grandes mayorías.

El PTS en el Frente de Izquierda plantea que el kirchnerismo, aliado de la burocracia sindical, la Iglesia y los gobernadores del PJ, no puede ser alternativa. Que la crisis la paguen los grandes empresarios, banqueros y terratenientes. Construyamos una gran fuerza política que impulse la movilización independiente de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Por un gobierno de trabajadores.

Te puede interesar: Alerta roja en los cuarteles amarillos: se agrava la crisis tras los anuncios del Gobierno



Source link