UE-Mercosur: un acuerdo al servicio de las grandes multinacionales y las patronales sojeras

0
68


El acuerdo firmado tiene que pasar por el tamiz del Congreso argentino y el parlamento europeo. Euforia del oficialismo y críticas de la oposición.

Este viernes el Mercosur y la Unión Europea llegaron a un acuerdo político. Un “Acuerdo de Asociación Estratégica” que, de confirmarse, permitiría reducir aranceles entre los dos bloques comerciales. Implica la potencial creación de un mercado común que se acerca a los 800 millones de personas, sumando los habitantes de ambos territorios.


El acuerdo desató una fuerte euforia en el oficialismo nacional. El presidente dio a conocer un mensaje enviado por el canciller argentino, celebrando lo logrado casi al borde de las lágrimas. La emoción de Jorge Faurie se replicó entre los funcionarios de Cambiemos y los medios afines al oficialismo.

Desde la oposición arreciaron las críticas. Alberto Fernández, candidato del Frente de Todos afirmó que un acuerdo así “no genera nada para festejar”. Desde el Frente de Izquierda-Unidad su candidato presidencial, Nicolás del Caño, también fue crítico.

“Un acuerdo ruinoso para el pueblo trabajador de nuestro país. Beneficios para los agronegocios y las multinacionales. Si es enviado al Congreso, rechazaremos este nuevo pacto de coloniaje”, afirmó el diputado nacional en su cuenta de Twitter.

El acuerdo supone un avance importante. Se llega al mismo luego de dos décadas de negociaciones entre los dos bloques y el pasaje de un sinfín de gobiernos de diverso signo político. Iniciadas en 1995, cuando Carlos Menem presidía Argentina, se suspendieron en 2004 y se retomaron en 2010. Desde que Cambiemos llegó al gobierno nacional se esmeró por lograr la firma del mismo. De allí la euforia que invadió los despachos oficiales.

Sin embargo, para materializarse, el acuerdo deberá pasar por el tamiz del Congreso de la Nación. Actualmente allí Cambiemos no tiene mayoría propia. De hecho, las leyes de ajuste que han sido aprobadas en esas cámaras siempre fueron garantizadas por votos peronistas.

Lo acordado este viernes también deberá pasar por el Parlamento europeo y por el Poder Legislativo de los distintos países miembro de la Unión Europea. Ya se anticipa que eso podría implicar tensiones y modificaciones. Según consigna el diario El País (Estado español) señaló este viernes que “el acuerdo pertrechado, sin embargo, no está exento de críticas. Más de 340 organizaciones sociales, unos setenta eurodiputados y las principales entidades agrarias se han dirigido a la Comisión Europea para que frene el acuerdo”.

¿Volver al mundo?



A solo dos meses de las elecciones y con una economía en terapia intensiva, el oficialismo pretende mostrar el acuerdo como un gran logro de Argentina. Intentando recuperar la (pobre) épica de sus primeros meses de gobierno, Cambiemos vuelve a hablar de la “vuelta al mundo”. Aquella promesa tan vacía de la “lluvia de inversiones” que nunca llegó.


Sin embargo, de concretarse, el acuerdo solo implicará un nuevo salto en la subordinación del país a los intereses del gran capital imperialista. El comercio entre la Unión Europea y el Mercosur es desigual. El 68 % de las importaciones de origen europeo que realiza el Mercosur se concentran en productos manufacturados de alto valor agregado como vehículos, autopartes, maquinaria y equipo, productos farmacéuticos y químicos. Mientras que el 63 % de las exportaciones del Mercosur a la UE son productos agrícolas y productos alimenticios.


Un estudio realizado en 2013 por la Cancillería advirtió que solo la Unión Europea obtendría ganancias comerciales como resultado del acuerdo. Es decir, que tanto Argentina como Brasil aumentarían el déficit comercial comercial actual.

Acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur by La Izquierda Diario on Scribd

Según el borrador del acuerdo para los bienes industriales, la UE liberaliza cerca del 100 % de su comercio mientras que el Mercosur lo hace en un 90 %. Sobre los bienes agroindustriales, la UE liberaliza el 99 % de las importaciones agrícolas del Mercosur. Para un 81,7% eliminará los aranceles de importación, pero para el 17,7 % restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas, aunque que no aclara cuál será era cuota. Además, se excluyen algo más de 100 productos. Según el borrador del acuerdo, “el 60 % de la oferta del Mercosur se desgravará en un plazo de 10 años o más”.

Analistas y economistas han señalado que aún restan conocerse una importante cantidad de detalles de lo acordado. De hecho, una de las críticas a las negociaciones es su fuerte hermetismo. Sin embargo, a primera vista se pueden delinear algunos sectores ganadores del acuerdo.

En la relación general, será la Unión Europea la beneficiada en relación al Mercosur. Si se discrimina más finamente, hay que señalar a las multinacionales automotrices entre las principales ganadoras. El acuerdo les permitirá reducir los costos de importar y exportar partes o vehículos entre sus distintas empresas radicadas a uno y otro lado del Atlántico.

También entre los ganadores vale contar a las grandes patronales agrarias. Durante muchos años uno de los principales vetos al acuerdo vino de los productores rurales europeos. Fueron estos sectores los que este viernes protestaron al confirmarse el acercamiento. Para los sectores del llamado agro-power la apertura al mercado europeo constituye una noticia más que alentadora.

Te puede interesar: En el acuerdo con la Unión Europea, en el Mercosur solo ganaría el “agropower”

De lo que se conoce, claramente no se concluye ningún beneficio para las mayorías populares. En el marco de un país tutelado por el Fondo Monetario Internacional -tutela que todas las fuerzas políticas patronales aceptan- el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea no puede deparar nada bueno para la población trabajadora.



Source link