Un camión compactador se llevó a un hombre que buscaba comida en Villa Urquiza

0
376


El hombre terminó en el Hospital Pirovano con fracturas y la amputación de un brazo. Buscaba comida cuando pasó el camión recolector. Su familia lo vio todo desde la vereda.

Es de noche, se oyen ambulancias, bomberos, policías, todo un estado de alerta sobre la calle Homberg. “Estaba trabajando, soy camarera en un restó, a eso de las 21.30 se escucharon tantas sirenas que nada bueno puede estar pasando, pensé. En cuanto salgo a tomar un pedido a una mesa veo que todo ese lío era en la esquina. Una clienta que se acababa de ir, vuelve a sentarse, espantada, contándome que una compactadora de basura había agarrado a una persona que estaba adentro del conteiner y su familia afuera esperándolo”, cuenta una testigo a La Izquierda Diario.

Viven en la calle, no tienen trabajo, no tienen comida, no tienen futuro. La Ciudad de Buenos Aires amanece cada día con más gente durmiendo en las galerías, en los pasillos de los subtes, en los boulevares de Plaza Italia. “A los 20 minutos salí a la vereda a comer, enseguida se escucharon aplausos, los bomberos pidiendo agua para el hombre herido y al rato un altavoz diciendo que la llevaban al Hospital Pirovano, “diagnostico amputación de brazo y fracturas”, nadie se pone a jugar a las escondidas adentro de un tacho de basura, la miseria que vivimos es cada vez más insoportable”, soltó la joven sensibilizada por el horror de lo que había visto en medio de su trabajo habitual.

La crisis económica se hace cada día más grave. La inflación, los tarifazos y los despidos no se aguantan más. De la mano del FMI, solo aumentan la pobreza, la desocupación y la entrega del país. “Es muy común que los restaurates te prohíban regalar comida, sin embargo nos vemos obligadas a tirar un montón de pan y restos de comida a la basura que luego las familias desesperadas buscan en los containers”.

Te puede interesar Se dispara la pobreza y en la Ciudad hay largas filas por un guiso

En un año marcado por las elecciones, ante la crisis, vemos como el kirchnerismo no ofrece ninguna alternativa favorable para las grandes mayorías. Dejan pasar todos los ataques de Macri y sólo dirigen sus discursos a llamar a las elecciones. Mientras tanto, el Directorio del Banco Central anunció que podrá ser dirigido por extranjeros de aprobarse la reforma de la Carta Orgánica que envió el viernes el Ministerio de Hacienda al Congreso Nacional. Es decir, el FMI al comando absoluto de la economía nacional.

¿Con qué recursos, a qué costo, Kicillof afirmó que está dispuesto a pagarles hasta el último dólar de deuda si llegan al Gobierno? Con el plan económico de Lagarde, a toda vista será una receta de ajuste para profundizar un saqueo al pueblo trabajador que ya estamos viviendo.

Hoy podemos perder un brazo o la vida por buscar un pedazo de pan. No nos resignemos, denunciemos la tregua de las centrales sindicales y en la perspectiva de una huelga general activa, derrotemos los planes de Macri, el FMI y los gobernadores. Con un programa para romper con el FMI y dejar de pagar la deuda a los especuladores, entre otras medidas de emergencia para que la crisis la paguen los capitalistas y evitar un nuevo saqueo que termine con más hambre, pobreza y desocupación. Son ellos o nosotros. Por un Gobierno de los trabajadores.



Source link