Un tarifazo a pedir de Roggio

0
108


El Gobierno de Rodríguez Larreta intentará hacer pasar un nuevo tarifazo durante el verano a los usuarios del subte y aumentar el pasaje $ 1 cada mes desde este martes hasta llegar a $ 16,50 en febrero de 2019.

El Gobierno de Rodríguez Larreta intentará hacer pasar un nuevo tarifazo durante el verano a los usuarios del subte y aumentar el pasaje $ 1 cada mes desde este martes hasta llegar a $ 16,50 en febrero de 2019. Myriam Bregman, Patricio del Corro y Claudio Dellecarbonara se presentaron en la justicia para impugnar el aumento de SBASE y Metrovías y reclamar su suspensión. Cuestionan que los costos de la empresa aumentan 6% pero pretenden que la tarifa suba un 32 %.

Los dirigentes del Frente de Izquierda presentaron con el patrocinio del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) un amparo y una medida cautelar para que el boleto del Subte no aumente el próximo martes 20 de noviembre y cuestionan que en 7 meses el boleto del subte habrá aumentado de $ 7,50 a $ 16,50 en momentos que la inflación sigue a un ritmo imparable.

Myriam Bregman declaró además que “este tarifazo va a ir directo a los bolsillos de un corrupto como Roggio sin ningún control. Metrovías recibe miles de millones en subsidios por un servicio que es cada vez peor y lo premian con un nuevo aumento, el segundo del año”.

Es llamativa la justificación de este nuevo aumento por parte de Metrovías y el Gobierno de la Ciudad. Según acreditan en la demanda, en la documentación presentada declararon un aumento en los costos de explotación del servicio de 6 %, pero insólitamente pretenden que los usuarios abonen un incremento de 32 %.

Esto se da en el marco de una concesión que viene siendo profundamente cuestionada y que viene siendo prorrogada por decreto de Rodríguez Larreta. Aldo Roggio, cara visible de Metrovías, reconoció además haber pagado coimas por esta concesión y se encuentra procesado por la causa Odebrecht, pero no parecen argumentos suficientes para que el Gobierno de la Ciudad les suelte la mano. El Jefe de Gobierno acaba de mandar un proyecto a la Legislatura para extender la concesión vencida hasta diciembre de 2019 y es uno de los proyectos en carrera para la nueva licitación.

El diputado Patricio del Corro aclaró que “Cuando se transfirió el subte a la Ciudad, se crearon varios impuestos que deben utilizarse para mejorar el servicio y la gestión de este servicio que hoy deja mucho que desear. Ese dinero cubre los gastos operativos, pero los usuarios seguimos sin ver ninguna mejora. Ya ni siquiera se plantea la construcción de las líneas nuevas votadas en la Legislatura y estamos viendo cómo los trenes que se compraron tienen materiales cancerígenos como el asbesto y que tienen que hacerse chatarra. En 2018, hasta septiembre ya se habían abonado más de $ 3.000 millones en subsidios que no hacen otra cosa que llenar los bolsillos de Roggio porque el servicio es decadente”.

La presentación cuestiona además gastos que no deberían estar incluidos en la tarifa técnica como los “gastos de mantenimiento” y otros, tal como fue resuelto por un fallo de la jueza Patricia López Vergara de este año. En el mismo sentido se había pronunciado la Auditoría General de la Ciudad. La demanda además incluye que hay gastos que Metrovías incluye como gastos operativos del servicio que nada tienen que ver como membresías a agrupamientos empresariales como FIEL o IDEA, cursos de inglés y otros gastos insólitos.

Un servicio cada vez más deficiente

Los usuarios del subte vienen sufriendo un decadente servicio hace tiempo debido a las bajas inversiones de la empresa y de SBASE: túneles que se inundan ante las lluvias, escaleras mecánicas sin funcionar, las diarias demoras e interrupciones en la línea E, trenes viejos, compras de vagones que mandan a hacerse chatarra, coches con material cancerígeno como el asbesto, la lista es interminable y no parece haber una solución a la vista en manos del actual concesionario.

Claudio Dellecarbonara, también trabajador del subte y miembro del Secretariado Ejecutivo de la AGTSyP, afirmó además que “en los últimos años además tuvimos varios accidentes que costaron la vida de compañeros nuestros”. “Es evidente que este servicio no puede seguir funcionando así con aumentos que solo llenan el bolsillo de la empresa. El Subte es un servicio que podemos gestionar los trabajadores y los usuarios y poner por delante un servicio eficiente y de calidad y no los negocios de un puñado de empresarios”, concluyó.



Source link