Una chica del cable socialista: contra los tarifazos y la precarización

0
91


Lorena Billone trabaja en Telecom, es telefónica desde los 21 años. En sus más de 20 años en la empresa, la mayor parte fue en call center, donde la mayoría son mujeres. Hoy es delegada de su sector y se organiza para el próximo Paro Internacional de Mujeres.

Precarización y organización, la década no ganada

En el año 2010 la noticia del asesinato de Mariano Ferreyra conmovió a una generación enorme de activistas que venían peleando contra las condiciones de laburo. Lorena hacía algunos años había sido trasladada al edificio de Costanera de Telecom y fue parte de la pelea contra la precarización y tercerización en las telefónicas.

“Me trasladan al edificio Costanera, donde estaban en pleno conflicto por las pasantías, que eran un fraude laboral, donde se estaba luchando para que los compañeros queden efectivos. Ahí al tiempo empecé a activar y conocer a los compañeros y compañeras del PTS que estaban a la cabeza de esa pelea”.

“El dia que mataron a Mariano Ferreyra… ese día del trabajo me fui directo a la marcha. Me di cuenta que había que organizarse de otra manera y comencé a reunirme con la Violeta y Pan y Rosas en el trabajo, para pelear por transformarlo todo y sacarnos de encima a esa burocracia re podrida.”

Esos años de peleas contra la precarización laboral no fueron ninguna década ganada para las trabajadoras que vieron cómo se flexibilizaba el laburo. Comenzó en los 90 con la privatización, pero al día de hoy ningún gobierno hizo nada para cambiar esa situación. Están aquellos telefónicos con convenios a la baja, sobre todo los más jóvenes que trabajan en las móviles. Existen otro miles de jóvenes que realizan hoy laburo de call center, por fuera del convenio telefónico, cobrando un tercio o un cuarto de una canasta básica y atienden dos o tres campañas distintas, en condiciones terribles, los echan todo el tiempo y, si tienen la suerte de conseguir otro trabajo, vuelve a ser en otro call center igual o peor.

Como efectiva Lorena y sus compañeres de la Violeta siempre pelearon por unir a tercerizados y efectivos para luchar y organizarse juntos por las condiciones de trabajo y el pase a planta permanente. Esta pelea no se queda en las fronteras nacionales, por eso en 2015 la agrupación Violeta/PTS envió su solidaridad a los trabajadores tercerizados de Movistar en el Estado Español durante la huelga #ResistenciaMovistar

“El laburo de Call Center siempre fue una porquería… frente al avance de la precarización logramos sacarle algunas conquistas a la patronal, como diez segundos entre cada llamado, para que no te caigan uno tras otro. La reducción de la jornada laboral y descanso visual contemplado en la jornada. Esto lo logramos organizándonos y luchando contra la empresa. Nuestras compañeras tercerizadas tienen peores condiciones aún, por eso tenemos que unirnos y nuestro sindicato debería reconocerlas como parte, al igual que a las compañeras de maestranza que son de las más precarizadas y muchas de ellas único sostén de hogar”.

Trabajadores y usuarios contra los tarifazos

“A nosotras, como nos ponen como la cara de la empresa, cargamos con toda la bronca de la gente que llama enojada por el aumento en las tarifas todos los meses, porque se hace impagable, encima un servicio pésimo que está pensado para que a la empresa le salga más barato y no para que le sea de mejor calidad al cliente. Y yo siento esa misma bronca. Te tiro un dato, por ejemplo, en el 2017, después de la fusión de Telecom/Clarin, tuvieron ganancias por $13.619 millones… como solo les importan sus ganancias, a la gente la matan con tarifazos y nosotros en el trabajo nos amenazan con suspendernos o despedirnos”.

El sindicato de Foetra, encabezado por Osvaldo Iadarola (CGT – MASA) y Claudio Marín (CTA-Yasky) se niega a levantar una campaña que unifique los reclamos de los trabajadores telefónicos con los de los usuarios. Forman parte del mismo proyecto que ahora cierra filas a nivel electoral por un armado de unidad del peronismo, los mismo que durante 12 años dejaron pasar la desinversión en los servicios y hoy plantean una ley como la del Dip. Rossi de un absurdo Congelamiento de Tarifas. Solo el Frente de Izquierda plantea como salida que las empresas sean re-estatizadas y gestionadas por sus trabajadores junto a comités de usuarios, únicos interesados en que sea un servicio de calidad y al servicio de las necesidades populares y no del lucro empresarial.

“La mayoría de los llamados son para dar de baja la línea porque ya no pueden mantenerla, nos quieren hacer elegir si pagar la luz, el gas o el teléfono que muchos necesitan para trabajar. Congelarlo a la situación actual es delirante. Pero la conducción de Foetra no denuncia a las empresas por los tarifazos. Y claro, si llega al gobierno el peronismo va a tener que ajustar y aplicar tarifazos para cumplir con el FMI.”

Hoy Telecom lleva adelante suspensiones y aprietes por retiros voluntarios, principalmente en los sectores de Call Centers, donde la mayoría son mujeres. Lorena es delegada desde 2014, primero en el edificio Costanera y recientemente en el edificio Clínicas y este 8M también piensa cómo el reclamo contra los aprietes de la empresa se vuelven una bandera de miles de mujeres. Por eso se acercó a la Asamblea de Mujeres, Trans y Travestis para preparar el 8M, un viernes luego de salir de su trabajo. Llego rapido y contó que en Telecom están atacando a sus trabajadoras y que ellas se iban a plantar. En esos mismos días el ex ministro de economía Axel Kicillof se reunió con el FMI mostrándose como la cara amable para administrar el saqueo que propone el Fondo. Las imágenes de ese contraste de proyectos hablan por sí solas.

“Ante las suspensiones, que generan mucho malestar e intranquilidad, las compañeras más grandes de la oficina que incluso vivieron la privatización de ENTEL, eran las que más fuerza le ponían y las que intentaban levantar el ánimo, incluso una compañera que había sido despedida en el 2001 y que por la lucha de los trabajadores fue reincorporada, ella las incentivaba a sus compañeras que si nos organizamos y luchamos podemos salir de esta situación. Mucho compañerismo”.

“La gran mayoría de mis compañeras son madres, hacen malabares para poder llevar a sus hijos al cole antes del trabajo, para después salir corriendo un rato antes para ir a buscarlos y que les hagan recuperar las horas de trabajo, tenemos solo 6 días al año por enfermedad familiar, imaginate las que tienen más de un hijo es casi imposible, y si llegan a faltar por alguna urgencia tienen que recuperar las horas y quedarse hasta tarde atendiendo. Por eso siempre planteamos la ampliación de licencias enfermedad familiar, por maternidad y paternidad y por guarderías en los lugares de trabajo que de hecho es una conquista que perdimos con la privatización”.

¡Las trabajadoras peleamos por el derecho al aborto legal!

En 2018 se dio unas de las peleas más importantes de los últimos años para las mujeres y la diversidad sexual, que fue la pelea por la aprobación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Miles de trabajadoras vivieron esas jornadas desde sus lugares de trabajo ya que los sindicatos se negaron a parar por este reclamo. Más de 3 millones de jóvenes salieron a las calles de todo el país, comenzaron a cuestionarlo todo, a la iglesia, al senado, los jueces, la policía.

“Ese día yo había ido a la mañana al Congreso y estuve todo lo más que pude, pero se retrasaba y se retrasaba, así que me fui al laburo. Cuando llegué a la oficina casi todas mis compañeras y mis compañeros estaban viendo la sesión por la tele siguiendo cada intervención. Al momento de la votación lo festejamos, porque sabíamos que era una conquista nuestra, que habíamos peleado por eso muchos años, hubo abrazos y mucha emoción”.

Desde el Sindicato Foetra no hubo una sola medida a favor de este reclamo histórico de las mujeres y la secretaria de género con la que supuestamente cuentan no tiene ni siquiera con autonomía para poder levantar estos reclamos, sino que por estatuto todo tiene que pasar por la secretaría general. Los mismos que luego de la derrota en el senado organizaron un acto con el Arzobispo Poli y con Larreta.

De hecho tampoco hubo paro efectivo los anteriores 8M y solo convocaron a asambleas de media hora para leer un comunicado del sindicato donde ni siquiera se pronunciaban a favor del aborto legal. Por eso las telefónicas de la Violeta quieren mostrar algo diferente, mostrar que toda la fuerza y potencial del movimiento de mujeres tiene que estar puesta al servicio de conquistar derechos y pelear contra el ajuste que recae con mucha más fuerza sobre las mujeres trabajadoras.

“No organizan a las compañeras por el derecho al aborto legal y encima hacen un acto en el sindicato con los que militaron en contra de nuestro derecho a decidir, y nos vienen a decir que no nos enojemos con la Iglesia, y que hay que unir a los pañuelos verdes con los celestes. Es una vergüenza, no estamos hablando de un derecho más nada más; con el aborto clandestino se nos van las vidas de miles de mujeres, en su mayoría jóvenes y pobres. Estos días vimos como en Jujuy y en Tucumán obligaron a dos niñas a ser madres, es terrible que nuestro gremio ni siquiera se haya pronunciado al respecto”.

¡Con las trabajadoras al Frente!

“Lo único bueno de ese trabajo es el compañerismo entre nosotras, hay compañeras que a veces con el poco tiempo que tienen, cocinan para sus hijos y cuando pueden hacen un poco de más y nos llevan a la oficina para compartir con nosotras el desayuno. Gestos que hacen que arranques el día de otra manera, cuando del otro lado gerentes y gerentas vienen a apurarte con retiros voluntarios y amenazan con quitarnos el laburo.”

Lorena y sus compañeras de la Violeta y Pan y Rosas son feministas socialistas, de la clase trabajadora, que tiene como norte transformarlo todo y acabar con este sistema capitalista patriarcal, aspirando a una sociedad liberada de todas las formas de opresión y explotación. Organizar a miles de mujeres frente al ajuste que está llevando adelante el gobierno de Macri y el FMI en complicidad con todo el peronismo.

“Las trabajadoras tenemos que confiar en nuestras fuerzas para que esta crisis no la paguemos de nuevo nosotras. Porque si algo nos dejó la enorme pelea que las mujeres dimos en las calles el año pasado, es tener en claro quiénes son nuestros aliados, y definitivamente, no pueden ser los mismos que le garantizan las leyes al macrismo ni los que se alían a la Iglesia. No hay mal menor para las mujeres, vamos a darlo vuelta todo.”



Source link