Una testigo señala a agentes federales por la desaparición de María Cash

0
2322


Julia realizó la denuncia en Buenos Aires. Cuando llegó a Salta fue atacada. El 11 de abril terminó internada en el hospital San Bernardo.

El caso María Cash volvió a dar noticias violentas, pero esta vez, luego de que apuntaron a una fuerza pública nacional: el Servicio Penitenciario Federal.

La mujer ingresó al hospital San Bernardo, víctima de una salvaje agresión de tinte mafioso e intimidatorio.

Julia de 40 a 45 años, denunció ser brutalmente violentada. Dos hombres ingresaron a su domicilio, la redujeron, la torturaron, la drogaron y hasta le tatuaron una frase que habla del grado más extremo de violencia machista sin escrúpulos, “el macho siempre gana”, entre los agresores dijo reconocer a su ex marido. La denunciante solicitó que se la incluya en los beneficios de la ley de testigos encubiertos y además pidió protección del Estado, pero no obtuvo respuesta.

Julia L. estuvo internada dos días en el Hospital por la tremenda golpiza que recibió el miércoles a la noche en la casa que alquila en el barrio Castañares. Anterior a la atrocidad padecida ella había denunciado en una fiscalía de Buenos Aires que su esposo junto con otros integrantes del Servicio Penitenciario Federal habían ocultado a María Cash. Esta mujer estuvo presa en su casa de Campo Quijano hasta el 2013. Ella asegura que en ese tiempo su esposo y miembros del SPF traían mujeres a ese lugar y las tenían encerradas y drogadas.

LA ULTIMA VEZ QUE SE VIÓ A MARIA CASH.

El viernes 8 de julio de 2011 en Salta fue la última vez que se vio con vida a María Cash.

La diseñadora porteña, entonces de 29 años, ha sido buscada por todo el país, sin resultados.

Ese día se la vio con botas de gamuza beige, jeans y un bolso rosado que llevaba en bandolera, fue captada por las cámaras de seguridad de la empresa concesionaria de la autopista de acceso-egreso, en en peaje de Aunor, situado a 13 kilómetros al este de la capital salteña, hoy inexistente por decisión del Gobierno provincial.

Sin embargo el 7 de julio, a la 1.15, María Cash pidió ser atendida en el hospital y para cumplir el trámite presentó su DNI, el cual quedó registrado en el libro de guardia computarizado del hospital San Bernardo. Aunque, no fue atendida. La administrativa encargada de asentar a los pacientes dijo que la vio perdida y que, por eso, había ido a buscar personalmente, a uno de los médicos de guardia, y que cuando volvieron María ya no estaba.



Source link