Unas cien personas durmieron en River Plate la noche más fría del año

0
23


Ante la falta de respuesta del gobierno porteño, el miércoles 3 de julio el Monumental abrió sus puertas para recibir a personas en situación de calle, en el que se consideró el día más frió en lo que va del año.

Desde las 18 horas del miércoles hasta la mañana del jueves se recibieron donaciones en la cancha de River. La campaña la encabezó Red Solidaria, que impulsa Juan Carr.

A causa de los miles de despidos, los tarifazos impagables y el ajuste que impuso el Gobierno de Macri y el FMI, la cantidad de personas que perdieron sus casas por ya no poder pagar el alquiler y hoy están en situación de calle, creció en los últimos meses. El mismo Diego Santilli, vicejefe de Gobierno porteño, admitió el miércoles que aumentó un 5% la cantidad de personas que se ven obligadas a vivir en la calle. Solo en la Ciudad de Buenos Aires hay al menos 1.146 personas que están privadas de una vivienda.

Por su parte, la “oposición” peronista critica y denuncia la situación actual, pero le votó todas las leyes y presupuestos al PRO, año tras año, en la Legislatura porteña, garantizándole la gobernabilidad y sus planes de “desarrollo” urbano, basados en negocios inmobiliarios para unos pocos.

A falta de una respuesta por parte del Estado, la solidaridad de la gente se hizo sentir, y fueron miles los que donaron ropa y frazadas para los más vulnerables.

Ante el hecho, no faltó el comentario del oficialista Fernando Iglesias, quien ya nos tiene acostumbrados a declaraciones reaccionarias. En sus redes, el diputado del PRO cuestionó la apertura del estadio para personas en situación de calle, y no el desamparo que impone el Gobierno a los más vulnerables. Indignante.

Ante la indignación pública, la solidaridad continúa y el tema cala de lleno en la campaña electoral. Por eso nuevamente asistimos a declaraciones funcionarios y políticos aliados a empresarios “preocupados” por esas miles de personas que durante todo el año, no tienen ese techo. Justamente como resultado de sus propias políticas de ajuste y miseria para la mayoría de la población.

Desde el Frente de Izquierda-Unidad denuncian estos hechos e insisten en la necesidad de una solución de fondo, para invertir las prioridades y que se ponga en marcha un plan nacional de viviendas populares de calidad y de urbanización de las villas y asentamientos, financiado con impuestos progresivos a las viviendas ociosas de los especuladores inmobiliarios.

Te puede interesar: No es la ciudad, no es el invierno: son los que nos gobiernan

Que las millonadas destinadas hoy a pagar la deuda ilegal e ilegitima se destinen a trabajo, salario, salud y vivienda. Que se anulen los tarifazos, que se nacionalice todo el sistema energético y lo manejen sus trabajadores y usuarios populares. Porque nuestras vidas, todas nuestras vidas, valen mucho más que sus ganancias.



Source link