[UNCuyo] Ni un paso atrás: enfrentemos a la Iglesia y a los dinosaurios

0
604


Fuimos millones en las calles, dando una dura pelea contra la Iglesia y esos dinosuarios del Senado. Nunca nos regalaron nada, el movimiento de mujeres tiene que sacar las lecciones necesarias para conquistar nuestros derechos.

La movilización de millones fue clave para demostrar que lxs que peleamos por el derecho a decidir sobre nuestros propios cuerpos somos la enorme mayoría en comparación con aquellxs que, arengadxs por la Iglesia, se movilizaron de celeste.

La “revolución de las hijas” se enfrentó en las escuelas contra las autoridades, hubo cientos de pañuelazos, referentes culturales extendieron el reclamo, inundamos las redes de verde, miles de mensajes fueron enviados a los senadores para que voten a favor, en las comisiones del Congreso nuestros argumentos resonaron, instalamos el debate en los medios de comunicación y ya nadie pudo mirar hacia otro lado sin pronunciarse.

Aquel 13J, conquistamos la media sanción en Diputados, sin embargo el 8A, en ese recinto con cómodos sillones ganó el no. 72 senadores tenían en sus manos la decisión de si debían continuar muriendo mujeres por abortos clandestinos o no. Lo antidemocrático de esta “democracia” de y para un puñado fue evidente. 38 dinosaurios dijeron sí, que sigan muriendo. Por eso es necesario no depositar confianza en esas instituciones ni en quienes las integran, sino que la confianza tiene que estar puesta en nuestra propia fuerza.

El voto de cada senador fue individual, pero detrás de cada uno de ellxs están las fuerzas políticas y el poder eclesiástico aliado que ahí los puso. Si los 8 que votaron en contra, entre ellas la mencionada senadora K Larraburu, y que fueron puestos allí por el kirchnerismo- peronismo hubieran votado a favor, el sí hubiera ganado. El 80 % de la UCR votó por el no. Tanto peronistas como pro-radicales tienen sus intereses ligados a la Iglesia católica y para integrar sus listas no es excluyente pelear por los derechos de las mujeres.

A Cristina Kirchner, Vidal, Michetti las une los abrazos con el Papa Bergoglio. El mensaje fue contundente en boca de la senadora Kirchner, “no se enojen con la Iglesia”. Pero no alcanzan los discursos para contener la enorme bronca que cada vez es mayor contra la Iglesia de los curas abusadores y de los millonarios subsidios estatales. La campaña por la separación de la Iglesia del Estado hará temblar las catedrales y hasta el Vaticano.

Desde Pan y Rosas junto a nuestros referentes Noelia Barbeito, Nicolas del Caño y Myriam Bregman ya presentamos el proyecto para la separación de la Iglesia del Estado en el Congreso Nacional. El Estado y la Iglesia: asuntos separados

Te puede interesar: El FIT mendocino presentó un proyecto para que la Iglesia pague impuestos

También podes leer: ¡Ahora más que nunca separación de la Iglesia del Estado!

El poder de nuestra fuerza organizada

No vamos a dar ni un paso atrás y la pelea sigue, son las convicciones que se hicieron férreas luego del 8A. Pero, ¿Cómo seguimos?, ¿Qué faltó? son las preguntas que el movimiento de mujeres tiene que debatir para fortalecerse y vencer.

Para conquistar todos nuestros derechos, tenemos que ir por más y afectar realmente los intereses de esos dinosaurios que cobran 200mil al mes. Ellos, son los administradores de los negocios de los empresarios y la Iglesia católica. Junto a las mujeres trabajadoras con nuestros compañeros varones tenemos la fuerza para golpear todxs juntxs organizadxs en cada lugar de trabajo, en las fábricas, el transporte, los aeropuertos, los servicios, las escuelas, las universidades e imponerle un paro nacional a las centrales sindicales que dirige la burocracia sindical. Con nuestra fuerza, podemos parar el país por el aborto legal y podemos ir por más enfrentando el ajuste que ya está en curso. Somos las que más lo sufrimos, con hijxs a cargo, desigualdad en el salario, mayores condiciones de precariedad laboral, la doble jornada laboral que nos imponen con el trabajo doméstico, falta de jardines infantiles, y el recorte de derechos por el solo hecho de ser mujeres. Esta fresco en la memoria cómo estos mismos dinosaurios votaron la reforma previsional para robarle a nuestrxs jubiladxs y cada una de las leyes que allí pactan contra el pueblo trabajador. La enorme fuerza del movimiento de mujeres organizada puede ser la punta de lanza para enfrentar el ajuste que ya están aplicando.

Un gran ejemplo fue la enorme asamblea impulsada por Pan y Rosas de más de 1000 trabajadoras que se hizo en la fábrica gráfica bajo gestión obrera Madygraf ¿Se imaginan esto multiplicado en cada lugar de trabajo y de estudio?.

Para esto, también es necesario recuperar los centros de estudiantes de las manos de las agrupaciones peronistas-kirchneristas (La walsh, AUN, Soriano, Agruparte, Movimiento Evita) y de las agrupaciones del PRO-UCR (Franja Morada y sus aliados Libres del Sur). Tantos unos como otros están ligados a esos dinosaurios que votaron en contra de nuestro derecho a decidir y a la Iglesia en la Universidad. Se movilizan con la Iglesia como los vimos en la marcha de San Cayetano, defienden a ultranza al Papa, llevan candidatos que son parte de la Iglesia y se han mantenido de brazos cruzados todos estos años que cogobernaron la Universidad ante el sostenido reclamo de que la Iglesia no tenga injerencia en nuestra Educación.

La educación laica, científica y de calidad es nuestro derecho como estudiantes y la injerencia de Iglesia en la Universidad sigue siendo un obstáculo. La Iglesia tiene injerencia en nuestros planes de estudio, dicta jornadas interdiciplinarias y cátedras, forma parte del consejo social de la Universidad, vírgenes y cruces son parte del paisaje universitario. Y mientras tanto, lxs estudiantes secundarios de los Colegios de la Universidad siguen exigiendo Educación Sexual Integral. Fueron los representantes de la Iglesia en la Universidad los que pusieron un sin número de trabas para que se dicte la cátedra de aborto legal en la Facultad de Ciencias Médicas; son ellos los que aún hoy obligan a los egresados a jurar por Dios o por la Patria. Adriana García, ex secretaria académica de Pizzi y candidata a rectora por las agrupaciones peronistas-kirchneristas, es integrante del Opus Dei; Pizzi, actual rector y candidato de Franja Morada, MNR Y Libres del Sur, es pastor evangelista. Tenemos que tomar esta pelea en nuestras manos y echar a esta institución retrógrada y oscurantista de los pasillos y los cursos.

Te recomendamos: UNCuyo: los principales candidatos están ligados a sectores de la Iglesia

Podes leer: UNCuyo: polémica por una ordenanza que obliga a egresados a jurar por “Dios y/o la Patria”

Por eso desde Pan y Rosas y La Izquierda al Frente te invitamos a sumarte para construir una gran fuerza que sea independiente de los partidos patronales-papales y que una fuerzas a lxs trabajadorxs para conquistar cada uno de nuestros derechos e ir por todo. En esta perspectiva se vuelve imperioso redoblar la organización y la lucha contra el patriarcado y contra este sistema capitalista que lo sostiene.

Te puede interesar: Ahora que sí nos ven



Source link