UniCABA: ¿se podría haber derrotado al Gobierno?

0
36


Todos estos meses de lucha mostraron a una nueva generación de jóvenes estudiantes que comenzaron a organizarse, con asambleas masivas en los profesorados, cortes de calle zonales, en pleno centro porteño, escraches como el de la Feria del Libro y todo tipo de actividades que demostraron la verdadera predisposición de lucha para tirar abajo este proyecto.

Con el diario del día después, eso no lo sabemos. Pero lo que sí sabemos es que el proyecto de UniCABA se viene discutiendo hace casi un año y medio. Y en el medio, con el conjunto de la comunidad educativa a nuestro favor -docentes de todos los niveles, estudiantes y familias- ¡hasta la propia Norita Cortiñas vino a bancarnos! Recordemos que hubo picos de movilización muy importante, llegando a 15 mil estudiantes y cortes masivos en el Obelisco que dieron los primeros indicios de visibilidad a un conflicto que el Macrismo quería ocultar. Esto fue sumado a grandes asambleas donde se debatió los pasos a seguir y nuevas actividades, y asambleas por profesorado con muy buenas participaciones por parte de los estudiantes. ¿Cómo se tendría que haber seguido luego de esa gran muestra de fuerza? ¿Qué rol jugaron las direcciones?

La política de la conducción celeste de UTE-Ctera no ha sido la de unir los 30 mil estudiantes de diferentes carreras terciarias, con los más de 60 mil docentes y las familias. Hubiera sido una fuerza importantísima, imparable, que muestre el camino de cómo enfrentar en unidad los planes de ajuste de este gobierno. Para empezar, basta decir que en todas las enormes movilizaciones de los estudiantes terciarios, el sindicato solo ha llevado una bandera con algunos militantes y presencia en algunos medios.

Entonces nosotros nos preguntamos: ¿qué impedía movilizar al conjunto de la comunidad educativa? ¿Se podría haber planteado una gran marcha blanca? ¿Esto se podría haber realizado en diversas oportunidades en las diferentes marchas? ¿Hoy que hubo paro, se podía poner micros en todas las zonas? ¿Movilizar junto a las familias? Pero para poder organizar esa coordinación hay que abrir instancias democráticas de decisión, todo lo contrario a lo que hicieron que se limitó a por arriba sin que se impulsen, por ejemplo, asambleas en las escuelas.

Esta política de la Celeste no es nueva. Sea para luchas de los secundarios o de los terciarios como es este caso, la división por niveles y separarlas del resto de los trabajadores es una estrategia. Lo vimos en las dos movilizaciones contra el Presupuesto, no es casual. O en la enorme lucha que llevaron adelante este año los docentes y estudiantes universitarios en todo el país y que los sindicatos docentes entregaron negociando una paritaria a la baja. Ellos le dicen “hay 2019” y los hemos escuchado desde a la legisladora Pokoik decir “lo vamos a echar con las urnas” hasta el propio López expresando “ya tienen fecha de vencimiento”. Mejor que Macri, Larreta y Vidal hagan todo el trabajo sucio para que la gente “aprenda a votar” a otro peronista, que seguirá pagando la deuda externa y al FMI en vez de que ese dinero vaya para educación. Y también dará palos y represión a la vanguardia obrera y estudiantil, como lo hizo en infinidades de casos durante los 12 años de su Gobierno.

Esta misma política es la que llevó adelante la CET (Coordinadora de Estudiantes Terciarios), también de orientación kirchnerista, quienes al igual que UTE no se jugaron a la verdadera unidad de los estudiantes terciarios de los 29 institutos, pactando muchas veces medidas a espaldas de los estudiantes y llegaron al colmo de boicotear acciones propuestas por el activismo independiente. Lamentablemente contaron muchas veces con la izquierda adaptada a sus políticas desmovilizadoras subiéndose a todos los palcos sin diferenciarse.

Todos estos meses de lucha mostraron a una nueva generación de jóvenes estudiantes que comenzaron a organizarse, con asambleas masivas en los profesorados, muchos de los cuales no contaban con organización previa, han realizado cortes de calle zonales, en pleno centro porteño, escraches como el de la Feria del Libro y todo tipo de actividades que demostraron la verdadera predisposición de lucha para tirar abajo este proyecto.

Esta misma predisposición se vio en estos últimos días decisivos antes de la votación con cientos de estudiantes acampando en Legislatura y desde tempranas horas de la mañana el día de la votación, a pesar del enorme operativo policial que buscaba amedrentarnos y garantizar el orden para que se aprobara esta ley, llegaron a gasear y golpear a estudiantes así como a los legisladores como Patricio del Corro y Myriam Bregman que vienen apoyando esta lucha desde un principio. UTE y la CET así como los centros de estudiantes que ellos conducen un minuto después de que el macrismo en completa soledad aprobara este proyecto, plegaron sus banderas y se retiraron dejando a cientos de estudiantes en Legislatura.

Construyamos una gran corriente docente estudiantil

Fuerzas hay. Una muestra muy importante, fue que la marea verde que peleó por el derecho al aborto en las calles, se vio expresada con una combinación importante, con los guardapolvos blancos y cuadrille. Justo cuando el Gobierno confirmó la brutal injerencia religiosa en el proyecto de UniCABA. Se nota que ya son miles las compañeras que sí se enojan con la Iglesia y no mezclan sus pañuelos como propuso la propia Cristina Kirchner. Sino que es un mismo símbolo para la lucha, por el aborto y los derechos de las mujeres, y por una educación sexual integral con perspectiva de género. Una fuerza que hay que unir, para enfrentar el ajuste.

Te puede interesar: Cristina propone sumar a los antiderechos celestes ¿para ir contra la derecha?

Por eso, desde la Corriente 9 de Abril, una corriente nacional de docentes y estudiantes, peleamos para preparar una verdadera movilización masiva para pelear contra esta ley tan nefasta como la UniCABA, y así lo hicimos en las escuelas y profesorados donde estamos junto a decenas de compañeros y compañeras independientes. Además de que lanzamos una gran campaña junto a los diputados del PTS del Frente de Izquierda Patricio del Corro y Myriam Bregman, en cada escuela y profesorado.

Unir por abajo lo que por arriba divide el Gobierno y las diferentes burocracias sindicales y estudiantiles. Una política hacia las familias, que muchas transitan todos los niveles en las escuelas Normales y otras llevan a sus hijos con gran esfuerzo a estudiar a los profesorados, podría haber logrado el hecho político del año en la Ciudad. Una movilización de centenares de miles y mostrar una unidad inquebrantable, con asambleas comunes y organizaciones distritales. Y unirnos a las valientes enfermeras. Salud y educación, los sectores más golpeados por el acuerdo con el FMI.

Queremos discutir con todos los activistas que durante todo este año y medio le pusieron el cuerpo y la cabeza y se han dado grandes instancias de organización. La lucha continúa por eso la tarea que sigue es discutir en asambleas antes del cierre de año el balance de este año de lucha y los pasos a seguir. Por eso creemos que las conclusiones y lecciones de una enorme lucha como fue contra la UniCABA, nos tiene que tener a los revolucionarios al pie del cañon, siempre en primera línea en estas peleas, con el objetivo estratégico de construir un gran partido revolucionario con un programa anticapitalista, junto a los miles de jóvenes que se pusieron de pie enfrentando esta “reforma” y en defensa de la educación pública, unidos al conjunto de los trabajadores, para que esta vez la crisis la paguen ellos.



Source link