Universidad del Comahue: la gestión del rector Crisafulli al servicio de las petroleras

0
96


Gustavo Crisafulli asumió una nueva gestión como rector de la UNCo. ¿Qué hubo detrás del discurso progresista estos 4 años?

Luego de haber salido tercero en cantidad de votos en la primera vuelta, y segundo en el balotaje, Gustavo Crisafulli vuelve a asumir como rector gracias a la antidemocrática ponderación del voto. En su asunción, como en distintas entrevistas en medios locales, esgrimió un balance que poco tiene que ver con la realidad que atraviesan los más de 30.000 estudiantes de la UNCO. Entre tantos discursos, muchos olvidos.

4 años: ni un dato sobre la deserción

El primer problema al que el rector no dio respuesta en sus balances, y que fue la bandera de su campaña en 2014, es el problema de la deserción. En el 2014 el rector dijo que la deserción era de un 82%, 4 puntos más que la media nacional, de un 78%. Sostuvo que se trataba de causas exógenas, y causas endógenas. Pero pasaron 4 años y de la cuestión no se habló mas… ¿Cómo evolucionó la deserción en estos 4 años? ¿Por qué no contamos con ningún dato fehaciente? ¿Por qué cuando los medios le preguntan da vueltas? ¿Qué hizo esta gestión para combatir la deserción además de aumentar el precio de cada plato en el comedor universitario?

Estamos atravesando un ajuste brutal por parte del gobierno nacional y los gobiernos provinciales, sin distinción, a pedido del FMI. Y nosotros, mientras el rector no dice nada, vemos cómo cada día es más difícil para los jóvenes trabajadores, o hijos de trabajadores, poder sostener la cursada. Empezamos el año con aulas rebalsadas, y a los pocos meses ya somos menos de la mitad, rodeados de bancos vacíos. Y nos da bronca cada compañero y compañera que tiene que abandonar para dedicarse a laburar. Los costos de los alquileres, del transporte, de los alimentos, de los apuntes, aumentan muy por encima de lo que aumentan los salarios. La Universidad no da ninguna respuesta, más que algunas declaraciones de intención en los medios.

Desde nuestro lugar en el Consejo Superior, no vamos a hacer otra cosa que continuar la lucha que damos en las aulas y en las calles. No les quepa duda que uno de nuestros proyectos va a ser un pedido de informes para que la gestión de cuentas de la cantidad de estudiantes que la Universidad expulsa cada año. Así como utilizaremos este espacio para potenciar la lucha por el boleto educativo gratuito, por jardines materno infantiles en cada unidad académica, por la provisión gratuita de materiales de estudio, la ampliación de las franjas horarias para los estudiantes que trabajan, y porque se abran comedores gratuitos con capacidad para todas y todos los estudiantes.

Se vienen tiempos difíciles. El acuerdo con el FMI va a implicar recortes brutales al gasto público, incluyendo las universidades. Esta universidad puede dedicarse a hacer lindas declaraciones sobre la emergencia presupuestaria, sobre lo malo que es Macri, o ponerse en pie para luchar por más presupuesto terminando con el pago de la deuda externa y desconociendo el acuerdo con el Fondo.

La injerencia de las petroleras, en aumento…

La falta de respuestas del rector no es inocente. Porque al mismo tiempo que la Universidad expulsaba a los hijos de los trabajadores, le abría la puerta al mercado. Mientras en gran parte de la UNCO no había gas, mientras los edificios se inundan, faltan aulas, hay emergencia presupuestaria y edilicia, el rector le ponía el año pasado la alfombra roja al encargado de negocios de la embajada yanqui Tom Cooney. Y la pregunta es… ¿para qué puede llegar a reunirse un rector de una universidad pública con el encargado de negocios de la embajada yanqui, si no es para hacer negocios? Nunca dieron explicaciones, pero con los hechos basta…

A pesar de todos los discursos, cuando el rector habla de una Universidad “comprometida con la sociedad a través de la transferencia tecnológica”, a lo que se refiere en realidad, es a una Universidad comprometida con las grandes trasnacionales a través del fracking. Y queremos dar algunos ejemplos, pero sobre todo queremos que el rector y los funcionarios de las distintas unidades académicas, informen qué convenios hay con distintas empresas privadas, y en qué consisten.

En el año 2011, el Consejo Directivo de Ingeniería aprueba la resolución N° 268, suscribiendo un convenio con la yanqui Chevron, Pan American Energy (de capitales británicos, chinos y del grupo Bulgheroni), Tecpetrol (del grupo Techint), Pluspetrol (Poli), Petrobras (hoy propiedad de Pampa Energía) e YPF S.A (en ese momento, mayoritariamente de Repsol).

Para 2013 la UNCo acepta donaciones de la empresa francesa Total Austral (que realiza el fracking en toda la región, pero lo tiene prohibido en su país) y de la estadounidense Apache (responsable de la contaminación en la comunidad en que falleció la logko Cristina Lincopan). Un año después, en 2014, el financiamiento externo de Ingeniería llegó a los 2 millones de dólares (el equivalente hoy a 56 millones de pesos).

Hasta ahí, parte de la “herencia” que recibió Crisafulli. Una herencia de la que el rector no reniega, ni cuestiona, porque la defiende…

En el año 2015, el rector firmó un acuerdo para que la UNCo pasara a formar parte del “Clúster Vaca Muerta”, junto a empresas privadas y los gobiernos provincial y nacional. Durante todo el 2016, el decano de Ingeniería, Canzonieri, autorizó el gasto de millones de pesos a favor de las firmas TRYSE, Quimisur, Bolland & Cia SA, ANDES TRACER, EAT ARG S.A., entre muchas otras, en el marco de operaciones en los yacimientos.

El año pasado impulsó la Ordenanza N°876 que avala el convenio firmado por él mismo y uno de los Mindlin, empresarios amigos de Macri, dueños de Pampa Energía. Pampa Energía es uno de los pulpos energéticos más beneficiados con los tarifazos que tanto afectan al pueblo trabajador y, según Crisafulli… ¡a la propia Universidad! Pampa Energía en 2017 tuvo ganancias por $ 5.670 millones y está vinculada al grupo Tavistock, del empresario usurpador de lagos patagónicos, Joe Lewis.

En honor a la verdad, el rector, que supo hacer buenas migas con el gobierno neuquino de Omar Gutiérrez, que vino a felicitarlo a la asunción, quiere comprometer a la Universidad con el extractivismo y el saqueo de las grandes multinacionales, que hambrean al pueblo. La misma universidad que tiene simbología mapuche, y declara de interés el Wiñoy Xipantv, es la que se orienta cada vez más a producir conocimiento al servicio de las petroleras que expulsan a las comunidades en el territorio, contaminando cielo, tierra y agua. Las que impulsan las campañas de represión y criminalización del pueblo mapuche, que se costaron la vida de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Abanderado de las acreditaciones a CONEAU y de la LES neoliberal

Es por eso mismo, contra la mercantilización de nuestra universidad, que cientos de estudiantes nos movilizamos hace pocos meses, cuando en una sesión bochornosa, el pasado 12 de abril, este Consejo Superior intentó borrar lo que el movimiento estudiantil del Comahue consiguió con su lucha. En esa sesión actuaron a espaldas de todas y todos los estudiantes, tratando un tema tan importante sobre tablas, para que no se entere nadie.

El rector se llenó la boca hablando contra el neoliberalismo, y durante su gestión intentaron adaptar al Comahue, una de las universidades que más resistió, a los mandatos de los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial o el FMI, que hoy vuelven a jugar un rol central en nuestro país. No nos extraña. Es la misma posición que sostiene desde los ’90.

Con la Ley de Educación Superior y la CONEAU que el rector y las distintas alas del régimen universitario defienden, intentaron avanzar en la privatización de la universidad. Si no lo lograron, fue por la lucha del movimiento estudiantil. Pero avanzaron en le mercantilización vía financiamiento externo y convenios con empresas, y también con la proliferación de innumerables pos-grados pagos, pueden costar decenas y decenas de miles de pesos, y que implican un negocio para pocos con nuestra educación.

Nosotras y nosotros nos estamos organizando. No vamos a avalar las extorsiones del gobierno Macrista, que quiere arrasar con la conquista histórica que representa la universidad pública, que quiere avasallar la autonomía universitaria. En Clave Roja, llega al Superior a tomar la palabra por los cientos de estudiantes que dijimos y vamos a seguir diciendo NO a la injerencia privada en nuestros planes de estudio, y hasta hoy no la teníamos.

Tercerización laboral y criminalización de la protesta

Otro olvido del rector en sus balances públicos, es que a partir de la campaña estigmatizante que encabezó contra las trabajadoras tercerizadas de limpieza de Fiske, la Policía Federal violó en repetidas ocasiones la autonomía universitaria. Hoy pesan sobre las trabajadoras y estudiantes que las acompañamos, causas judiciales. No escuchamos una sola palabra del rector en contra de esta criminalización de la protesta social.

El rector se quiso victimizar y ocultar su responsabilidad desde el origen del conflicto. Pero fue el propio Crisafulli quien en agosto de 2015 asignó por medio de la resolución N°642/15, la suma de $2.585.016 a “Litoral Cleaning”, empresa que a los pocos meses despedía a las trabajadoras. Desde ese año, las compañeras comenzaron a limpiar los pisos, las aulas, los escritorios, los baños y los inodoros de autoridades, docentes, no docentes y estudiantes. En la UNCo todo el servicio de limpieza está tercerizado, de forma permanente. Pero en esos momentos lo escuchábamos al rector, desde la comodidad que le da su abultado sueldo, decir que las trabajadoras nunca fueron parte de la “comunidad universitaria”. Para su gestión es “natural” que haya mujeres que trabajen por unos meses limpiando su mugre, y después sean descartadas cuando se les venza el contrato. Son las trabajadoras invisibles de la universidad. Otra herencia del neoliberalismo de la que no reniega.

Un régimen anti-democrático

Por último, queríamos preguntarle al rector, cómo puede ser que teniendo el balance que tiene de su gestión, haya quedado en tercer lugar en cantidad de votos en la primera ronda de las elecciones. ¿Por qué lo votó la misma cantidad de estudiantes que votaron en blanco? Si algo demuestran las elecciones, una vez más, es lo antidemocrático de este régimen universitario, donde la gran mayoría de la comunidad universitaria, los estudiantes, no definimos ninguna elección. ¡Podemos votar presidente desde los 16 años, pero no podemos elegir quiénes van a ser las autoridades de nuestra universidad!

Otro compromiso de nuestra agrupación, En Clave Roja en el Frente de Izquierda, va a ser impulsar la lucha por la democratización de los órganos de co-gobierno, con mayoría estudiantil. Y por el voto directo y no ponderado de las autoridades. Luchamos contra este régimen en el que unos pocos deciden por más de 30.000 personas, porque luchamos en defensa de la universidad pública, por una universidad que produzca conocimiento al servicio de las grandes mayorías, del pueblo trabajador, y no de las empresas.

La marea verde que protagonizamos las mujeres, tenemos que convertirla en organización y lucha para cuestionarlo todo, empezando por el hecho de que una pequeña minoría nos impongan su voluntad a las grandes mayorías.

Para eso, es que 500 estudiantes (de los habilitado para votar, que son menos de la mitad del total) nos permitieron hoy en el Consejo Superior. Llegamos para terminar con el secreto de lo que discuten entre cuatro paredes. Para eso es que por primera vez, llegó la izquierda que se planta al Consejo Superior.



Source link