UNLaM: Arranca la campaña por la separación de la Iglesia y el Estado

    0
    109


    El 8A demostramos otra vez nuestra fuerza. Sabemos quiénes son nuestros enemigos. Y vamos por todo. Desde En Clave Roja UNLaM y Pan y Rosas en el FIT lxs invitamos a sumarse a la campaña.

    Carolina Herrera. Estudiante de la UNLaM –En Clave Roja

    Natasha Ibalo. Estudiante de la UNLaM – En Clave Roja

    Hace una semana comenzaba una jornada histórica protagonizada por nosotras, por las pibas o por las “hijas”, como ya nos llaman. Desde temprano, con nuestras amigas, nuestras madres, tíos, abuelas, nuestras compañeras y compañeros de colegio, trabajo, facultad o militancia, como nuestras compañeras de Pan y Rosas, fuimos llegando al Congreso. Para muchxs fue la primera vez que se pusieron una causa al hombro, que la militaron interpelando cenas familiares, convenciendo uno por uno a sus amigos, un despertar a su vida política.

    Luego de muchas horas bajo el frío, el viento y la lluvia, llegaron los esperados resultados de la votación. 38 senadores votaron en contra de la interrupción voluntaria del embarazo, 31 a favor y dos se abstuvieron.

    Esta cámara ni siquiera posee representación poblacional, ya que toma forma con tres senadores por cada jurisdicción independientemente de la cantidad de habitantes. Poniéndolo en números, los 38 senadores que emitieron un voto negativo representaban 17 millones y los que emitieron su voto a favor, 21 millones.

    Sin mencionar que está conformado únicamente por partidos tradicionales, ligados a los gobernadores provinciales, es decir que carece de representaciones minoritarias, esto se refleja en que ninguna de las fuerzas políticas voto un 100% a favor ya que todas tienen relaciones intimas con la Iglesia. Nuestras vidas dependieron de especulaciones tanto del oficialismo del PRO y la UCR, como de las variantes del peronismo incluyendo el FpV, que demostraron nuevamente estar arrodillados antes el clero.

    Sin importar qué fuerza política sea, todos los partidos del Senado tuvieron sectores que votaron en contra de nuestro derecho. Así podemos evidenciar el fuerte el carácter profundamente antidemocrático y reaccionario (que se vio fácilmente reflejado en los discursos de algunos parlamentarios) de esta institución de una democracia para ricos donde los partidos tradicionales no sólo son quienes nos niegan nuestro derecho a decidir, sino que son los mismos que votan el presupuesto, dejan a la miseria la infraestructura de las escuelas, a los que no les importaron las vidas de Sandra y Ruben.

    No podemos confiar más en instituciones como el aristocrático Senado, por eso nosotras peleamos por la conformación de una Asamblea Constituyente, electa en todo el territorio nacional a razón de un diputado constituyente cada 20.000 habitantes mayores de 16 años, que debata los grandes problemas nacionales sin ningún tipo de restricción y exprese las voces de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

    El miércoles 8, en medio de la marea verde, se asomaba otro color: el naranja. En cuellos, mochilas, muñecas, este pañuelo que representa la separación de la Iglesia del Estado se reiteraba entre las pibas como un fiel compañero del verde. Los mismos curas y obispos que cobran sueldos de privilegio son los que obligan a las personas gestantes de menos recursos a arriesgar su vida en un aborto clandestino, como Liz, la joven que era madre de un niño, que falleció luego de ser hospitalizada por intentar realizarse un aborto con el tallo del perejil. A todos estos que se rasgan las vestiduras hablando de las dos vidas, quisieramos preguntarles ¿Y la vida de Liz?¿Y la vida de su hijo que ahora es huérfano?

    Las mochilas en los patios de la UNLaM, lejos de estar ajenas a nuestra lucha, fueron cada vez más y más verdes, que se renueva con el comienzo del curso de ingreso lleno de jóvenes, muchas aún secundarias con su características ganas de ir por todo. Aún con sus uniformes de escuelas católicas, nos cuentan como en su colegio organizaron pañuelazos, fueron convenciendo a sus compañeros, incluso a sus profesores.

    Sabemos que la Iglesia, sobre todo en este último tramo desplegó todo su aparato dentro de los establecimientos educativos para hacer campaña “por las dos vidas”.

    En las Universidades también tiene injerencia, sin más una de las primeras cosas que vemos al entrar a la Universidad más grande del conurbano es la figura de una virgen.

    Cada ciclo académico abre con una misa y se prestan espacios institucionales para actividades de la Iglesia pastoral. Es nuestro derecho una educación laica, científica y de calidad. El rector Martínez tiene íntima relación con el PJ y la Liga Federal es parte de la Juventud Peronista Universitaria, que como todas las fuerzas políticas tradicionales se encuentran sublevados a la Iglesia.

    Esto se expresa en que la Liga Federal demostró estar en contra de nuestro derecho guardando silencio durante meses ante la cuestión del aborto, contrastando violentamente con esos patios y aulas que cada día están más verdes. Incluso el titular de la cátedra de Derecho Administrativo de la carrera de Abogacía, Rodolfo Barra es un personaje ya públicamente polémico que organizó a un arco de abogados para ir a argumentar al Congreso contra el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Por eso también tenemos que abrir estas discusiones en todas las cursadas de nuestras carreras.

    Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.com/La-Liga-entre-la-UNLaM-y-la-Iglesia

    Lxs que estuvimos militando por el aborto legal sabemos que no hay vuelta atrás, que toda esa fuerza da para más. Ahora vemos con más claridad que nunca antes a los enemigos concretos, entre ellos, la Iglesia. Esa Iglesia cuyos obispos cobran sueldos que superan los $ 40.000 y cuadriplican el salario docente, financiamos una fe que a millones no nos pertenece, mientras nuestros profesores en la universidad se encuentran peleando e impulsando un nuevo paro docente el 22 y 23 de agosto, contra la sub-ejecución de los presupuestos universitarios y el aumento miserable que ofrece el gobierno. Nosotras también tenemos que organizarnos para apoyar a nuestros docentes.

    Porque la universidad no se encuentra aislada de esta realidad, pero la conducción de nuestro centro de estudiantes no brinda los espacios democráticos de organización donde podamos generar estos debates y plantear propuestas concretas.

    El 8A nos obliga a hacer un balance y tomar nuevos desafíos para continuar la pelea por todos nuestros derechos. Algunas agrupaciones de la universidad, como Estudiantes Autoconvocados, plantean sus conclusiones “Necesitábamos entender cómo era posible que el recinto no fuera capaz de interpretar lo que percibíamos como voluntad mayoritaria, la necesidad de dejar de castigar a las mujeres pobres que deben abortar en la clandestinidad…Evidentemente, aún hay sectores que no lograron dimensionar el aspecto social que subyace ante una propuesta que a simple vista puede verse como una mera propuesta liberal (“mi cuerpo, mi decisión”). Desoír esta posibilidad podría implicar nuevamente un rechazo en futuras presentaciones.”. Estamos ante un nuevo despertar político de jóvenes generaciones que lejos de ser ingenuas adoptaron decirle al Senado “Jurassic Park” o individualmente dinosaurios repudiando su carácter reaccionario, antidemocrático y para nada representativo. Identifican otro enemigo, la cámara alta.

    Entonces, ¿Se trata de elegir senadores más “verdes”, más “cool” en el 2019?¿O nos debemos cuestionar realmente que intereses defiende dicha cámara? Al fin y al cabo todas las fuerzas políticas que están allí son amigas de nuestra principal enemiga santa.

    No podemos confiar en ninguno de estos partidos. Hay una fuerza enorme, en las calles, que organizada es en la única que podemos depositar nuestra confianza. En aquella nota de EA tampoco mencionan a la Iglesia, siquiera una vez, como si no fuese un antagonista principal en la lucha por nuestros derechos. Llamamos a Estudiantes Autoconvocados, Unidad Estudiantil, como al resto de las agrupaciones de la universidad a impulsar con nosotros la campaña por la separación de la Iglesia y el Estado.

    Mientras en 1918, producto de la lucha de los estudiantes, conquistamos la educación laica con la reforma universitaria, el día de hoy la gran injerencia de la Iglesia en la UNLaM atrasa 100 años.

    Desde Pan y Rosas y En Clave Roja UNLaM comenzamos a impulsar una gran campaña por la separación de la Iglesia del Estado, así como a nivel nacional presentamos un proyecto desde el FIT con Nicolás del Caño y Myriam Bregman por la “derogación de los privilegios de la Iglesia Católica”, que ha contado con amplio apoyo y aumento las firmas adherentes exponencialmente en la última semana.

    No podemos dejar que esta institución retrógrada se siga interponiendo a nuestros derechos como mujeres y a nuestro derecho a una educación laica, científica y de calidad, es inadmisible que las inmediaciones de la facultad sean utilizadas con fines religiosos.

    Las estudiantes que venimos peleando en las calles tenemos que enfrentar a la Iglesia oscurantista y ganar nuestros espacios de organización también en la universidad.

    Invitamos a todas y todos los estudiantes a sumarse y ser parte de la campaña que lanzamos desde Pan y Rosas por la separación de la Iglesia y el Estado, y a todas las agrupaciones de la universidad a tomar esta campaña, generando espacios donde debatamos y nos organicemos para conquistar todos los derechos que se nos deben.



    Source link