UNLP: balance de las elecciones estudiantiles

0
38


En el marco de un fortalecimiento de los grandes aparatos nacionales, la izquierda instalo la necesidad de centros independientes y de lucha para la situación que se viene, manteniendo su espacio.

En estas elecciones el primer resultado claro es el del fortalecimiento de los grandes aparatos nacionales como el peronismo (JUP y La Cámpora), que se consolidó como conducción de la importante Facultad de Ciencias Médicas, manteniendo los centros de Periodismo, Informática y Bellas Artes, y quedando cerca del batacazo en Humanidades donde acortaron la brecha con La Mella. Este bloque también está conformado por la renovada conducción de Naturales, ligada a Liberación (Quebracho), como así mismo por la conducción de la Facultad de Derecho.

Por otro lado, la Franja Morada revitalizó su presencia universitaria consolidándose como conducción de Ingeniería y Arquitectura. En esta última avanzó sobre el “Dale!” (PO y Agite) luego de 8 años de conducción, significando un importante retroceso para lxs que peleamos en la Universidad por la conformación de un bloque independiente de las autoridades.

Además la Franja se mantuvo como conducción de Económicas, Astronómicas, Veterinaria y Agrarias. De esta manera la histórica agrupación de la Unión Cívica Radical, logra conquistar la conducción de un tercio de las facultades de la UNLP, hecho que no ocurría previo a la caída de De La Rúa, cuando esta agrupación fue expulsada de las facultades por su desprestigio como cadena de transmisión, en los centros de estudiantes, de los ataques a la universidad pública

Este fortalecimiento del PJ y la Franja Morada no puede ser explicado por fuera de la situación nacional en dos niveles.

Primero expresa un avance de las dos grandes coaliciones: el Frente de Todos y Juntos x el Cambio, que agruparon el 90% de los votos en el virtual ballotage que se expresó el 27 de octubre y que en la Universidad configuran un 70% de los espacios políticos.

La relación entre estas coaliciones nacionales, las gestiones de la universidad y de cada facultad (que formaron parte orgánica de estas configuraciones políticas) y las agrupaciones como Franja Morada y JUP/La Cámpora, no puede entenderse de forma desligada de los resultados que dejaron los comicios nacionales.

Pero en otro nivel la relación con la situación deriva también de una realidad acuciante para miles de estudiantes universitarios. En una situación de crisis como la actual, donde la deserción fue una constante durante el año, estos grandes aparatos pusieron como eje en sus campañas la buena gestión de los servicios, instalando la idea de que solo con mejores buffets y fotocopiadoras se puede saldar la realidad de miles de jóvenes, garantizando la permanencia. En ese marco son las agrupaciones con más aparato político las que mejor aparentan poder garantizar esto, con el apoyo de las respectivas gestiones.

Estos dos elementos fueron la raíz sobre la cual se explica este fortalecimiento de estos aparatos en contraposición de las mediaciones políticas semi-kirchneristas de PG y el PCR, que además de perder Ingeniería y Medicina, retroceden casi un 10% en su espacio. A pesar de ello La Mella mantiene la conducción en Humanidades y Trabajo Social, y está por verse cuál va a ser su relación como presidencia de la FULP con el peronismo en el marco de su fortalecimiento, dada su integración al Frente de Todos.

La izquierda consolida su influencia política con un planteo de centros independientes y de lucha

En esta elección la izquierda pudo consolidar un espacio importante en la Universidad, que toma otra dimensión por el contenido de la campaña que fue en torno a la necesidad de impulsar centros democráticos, de lucha e independientes de los gobiernos y las autoridades universitarias.

Esta campaña llegó a miles de estudiantes y juega un rol importantísimo como tarea preparatoria para los tiempos que se vienen en un país atravesado por una crisis estructural marcado por el tamaño de la deuda pública y el lazo de subordinación con el FMI.

La expresión más clara de esto se dio en la Facultad de Psicología, donde a pesar de no haber retenido el centro de estudiantes, producto de una campaña infundada de desprestigio y boicot impulsada por la gestión de la facultad y capitalizada por su agrupación estudiantil (Utopía), hubo cerca de 1500 estudiantes que apoyaron al Frente Independiente y de Lucha de Psicología. Esto no solo consolida a la izquierda como la oposición en esa facultad sino que también da una muestra por la positiva del apoyo de los estudiantes a opciones independientes. Este es un elemento nuevo que expresa la posibilidad de impulsar este tipo de centros de estudiantes independientes y de lucha.

También esta influencia política fue mantenida en facultades como Bellas Artes, Humanidades y Trabajo Social; como así también mostrando una alternativa independiente en otras 8 facultades de la universidad, expresando una importante extensión universitaria.

Este espacio consolidado es fundamental para mostrar un bloque independiente que enfrente los ataques a la educación que seguramente vendrán como parte del ajuste requerido por el FMI, con la complicidad del gobierno nacional electo que lleva en sus armados a los responsables de la derrota de las luchas universitarias del 2018, tanto en las gestiones universitarias, como también en los sindicatos docentes. Esto será fundamental ya que las conducciones de los centros y la Federación, antes opositores, hoy formaran parte del pacto social requerido por el gobierno de Fernández por el cual hicieron campaña.

Pero también este bloque es fundamental para plantear una perspectiva superadora para el movimiento estudiantil que no solo haga hincapié en los servicios como garantes de la permanencia sino que pelee por una perspectiva política de salida integral a la crisis. Porque sabemos que no hay salida a la crisis educativa sin atacar las grandes ganancias de los empresarios que la generaron y pretenden que la paguemos nosotros. Nos van a decir que no hay presupuesto, pero es en las arcas de los bancos, que se enriquecieron con la especulación financiera, de donde debemos tomar los recursos para garantizar becas para poder estudiar sin caer en laburos precarios y para lograr el resto de las demandas estudiantiles (bandas horarias, mejores condiciones de cursada, etc).

Pero sobre todo es importante la elección que realiza la izquierda para plantear cuales son los métodos de organización para lograr estos objetivos. La experiencia de la conducción de Psicología en un año demostró que es posible que un centro sea democrático, definiendo su orientación a través de asambleas. Es imperante fortalecer estos espacios democráticos, como también desarrollar en cada facultad cuerpos de delegados y comisiones que preparen en las facultades corrientes de opinión para enfrentar los ataques que vendrán, construyendo alternativas políticas que desarticulen las maniobras y limites que intentaran activar las conducciones de los centros y de la Federación, ligadas al nuevo gobierno.

Esa perspectiva política es la que queremos fortalecer desde la Juventud del PTS en el Frente de Izquierda que no solo se consolidó como la referencia indiscutida de la izquierda en la UNLP sino que también salió fortalecida con la colaboración de cientos de estudiantes en todas las facultades que formaron parte de la campaña peleando por llegar a mas sectores convenciendo de votar a cientos de estudiantes, fiscalizando y difundiendo la campaña de la izquierda.

En el marco de un ascenso de la lucha de clases en América Latina, el combativo movimiento estudiantil chileno, como también la resistencia boliviana contra el golpe, nos muestran una perspectiva de lucha para los tiempos que se vienen. Es fundamental fortalecer esa alternativa, porque es en estos momentos donde necesitamos centros al servicio de la lucha, como herramientas para organizar al movimiento estudiantil en coordinación con todos los sectores en esta importante crisis en curso.



Source link