“Va en contra del negocio”: Rappi prefiere pagar multas antes que reincorporar a sus trabajadores

0
84


En marzo la Justicia Nacional del Trabajo ordenó que Rappi reincorpore a los trabajadores que fueron bloqueados de la aplicación y “cese con la conducta antisindical”. La empresa mantiene su negativa y tuvo que pagar las multas por cada día de incumplimiento.

Detrás del boom de las app, las publicidades que hablan del empleo del futuro y los repartidores que son representados como superhéroes de la bici, lo que se esconde son relaciones laborales sin ningún derecho. Esclavos del siglo XXI: monotributistas, sin obra social, sin aportes jubilatorios, sin derecho a organización sindical y expuestos a condiciones de extrema inseguridad laboral. Del derecho a indemnización, ni hablar, y si te despidieron sin motivo, lo lamento.

Ese “modelo de negocios” es el que reivindican empresas como Rappi, y fue cuestionado con un fallo inédito en marzo de este año por la Justicia Nacional del Trabajo. Marcando un importante precedente, falló a favor de un grupo de trabajadores que habían sido “bloqueados” (despedidos) por la aplicación en noviembre de 2018. El fallo ordenaba “el cese de prácticas antisindicales”, pero la empresa nunca lo cumplió.

Te puede interesar: Inédito fallo contra Rappi: ordenan reincorporar a trabajadores despedidos

Este martes 16 de julio, la Asociación de Personal de Plataformas (APP) informó que “Rappi fue obligado a pagar multas económicas por incumplir la orden judicial”.

Sin dudas, el cumplimiento efectivo del pago de las multas por parte de la empresa reconoce la violación de la resolución judicial y el accionar antisindical de Rappi, transgrediendo la legislación vigente. Es un paso adelante conseguido a través de la organización y la pelea del conjunto de los trabajadores de plataformas.

Pero al mismo tiempo, desnuda la cara más brutal de la prepotencia empresaria y el inmenso desprecio que sienten por los trabajadores: Rappi prefiere cumplir con el pago de las multas por cada día de incumplimiento acumulado antes que ajustarse a la resolución judicial y reincorporar a los trabajadores como ordena el fallo.

José Tribuzio, abogado de APP, aseguró que “la empresa planteó que no va a cumplir porque es ajeno a su modelo de negocios e hizo el depósito de las multas. Prefiere pagar la sanción hasta que salga la sentencia definitiva”. Aclaró que la empresa abonó $58.000 por cada ciclista bloqueado y que pedirán que se aumente el monto de la multa a $10.000 por día, ya que hoy se encuentra en los $2.000 diarios.

“Cumplir va contra su modelo de negocios, prefiere pagar, ni siquiera lo embargamos. No hay manera de obligarlos, compulsivamente, para que cumplan con sentencia, la manera de lograrlo es con multas hasta que sean intolerables”, completó el abogado en declaraciones al sitio iProUp. Y remarcó: “La cuestión de fondo, que se sigue tramitando, es la relación de dependencia, el derecho de los trabajadores y el derecho de sindicalización”.

El “modelo de negocios” de empresas como Rappi es el sueño de los empresarios que quieren (y exigen) una reforma laboral: pretenden que toda la juventud trabaje sin delegados y sin derechos. En una Argentina donde actualmente dos de cada tres jóvenes menores de 24 años no están registrados, lo que está en juego es que a millones de pibes no les arrebaten el futuro.



Source link