Vaca muerta: el Gobierno limita los subsidios y Techint amenza con reducir inversiones

0
37


El Estado continuará pagando el diferencial entre el precio de gas del mercado y el obtenido por las empresas, pero algunas empresas percibirán menos fondos. Las petroleras obtuvieron grandes beneficios y piden más.

Después de varias negociaciones el Estado continuará pagando un diferencial entre el precio de gas del mercado y el obtenido por las empresas favorecidas por la resolución oficial 46, publicada por el exministro de Energía, Juan José Aranguren, en marzo de 2017, pero anunció limitaciones a los subsidios.

La normativa del ex Ceo de Shell fijó precios mínimos, es decir si las petroleras vendían el gas generado a valores menores de esa cifra, el Gobierno compensaría la diferencia con subsidios.

El programa se estableció a un plazo de cuatro años y finalizará en 2021. En 2018 se estableció en U$S 7,50 por millón de BTU (la unidad de medida del gas), en 2019 U$S 7, en 2020 U$S 6,50 y en 2021 U$S 6.

El beneficio para las petroleras es enorme representa un pago de U$S 7 por millón de BTU un monto superior al del mercado, de U$S 4.

Te puede interesar: Un cambio en el Presupuesto para beneficiar a Techint

Luego de la firma de la resolución 46, hubo 16 proyectos presentados, pero el Gobierno aprobó ocho proyectos. Algunas de las empresas beneficiadas son Tecpetrol (Techint), y CGC, de Eduardo Eurnekian, Wintershall, Compañía General de Combustibles (CGC), Total, Pan American Energy (PAE), y Capex. Mientras que no ingresaron a la norma Shell, Pluspetrol, Exxon Mobil y Pampa Energía.

Este miércoles el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, se reunió con los ejecutivos de las petroleras para anunciar que los subsidios se limitarán a los “planes originales” presentados por las empresas cuando adhirieron al programa, es decir por los volúmenes de producción estimados, y no por el total de la producción de sus yacimientos. Además, el funcionario afirmó que no incorporarán proyectos adicionales a los ya aprobados.

El Gobierno ya había adelantado su intención de reducir los desembolsos negociando con las petroleras ya que la resolución 46 estableció subsidios dolarizados y la devaluación encareció los fondos en pesos destinado a las empresas.

Sin embargo, Lopetegui también anunció que para “compensar” a las petroleras por los cambios de la norma habrá otros incentivos al sector. Así, les pagarán U$S 1.500 millones a las empresas por el Plan Gas 2017 con un bono en dólares de 30 cupones sin interés. Cada mes, las compañías podrán cortar un cupón, que es intransferible, y cobrar la cuota.

El secretario de Energía estuvo acompañado por su jefe de Asesores, Patricio Pinnel; el subsecretario de Recursos Hidrocarburíferos, Carlos Casares; y el especialista en mercados de gas Roberto Brandt. En tanto, asistieron los directivos de YPF, PAE, Tecpetrol, CGC, Pampa Energía, Total Austral, Pluspetrol, Wintershall, ExxonMobil, Dow y Capex.

Las quejas de Rocca

El reclamo de las patronales no tardó en llegar. La empresa de Paolo Rocca analiza medidas legales contra los cambios que aplicó el Gobierno.

Tecpetrol, del grupo Techint calculó una producción anual de 8,5 millones de metros cúbicos por día por su operación en el yacimiento Fortín de Piedra, pero en la actualidad la actividad produce 17,5 millones de metros cúbicos diarios. Es decir, que el anuncio del gobierno limitará sus subsidios.

La compañía en un comunicado a la Comisión Nacional de Valores (CNV), señaló que “la Sociedad -en su carácter de concesionario de explotación sobre el área Fortín de Piedra- y sus asesores legales no encuentran sustento jurídico al criterio que actualmente adopta la Secretaría de Gobierno de Energía, por lo cual hace expresa reserva de sus derechos, y se encuentra analizando los cursos de acción a seguir” y agregó que “este cambio de criterio impacta negativamente el flujo de fondos de la Sociedad, por lo que, sin perjuicio de la reserva mencionada, en el día de la fecha el Directorio de la Sociedad ha instruido a la Dirección General de la Compañía a revisar los términos del Plan de Desarrollo del área Fortín de Piedra oportunamente aprobados, a fin de readecuar el flujo de fondos al nuevo escenario y mejorar sus indicadores financieros”.

Techint quiere más. El subsidio (que no se elimina) le garantizó a Rocca junto al resto de los privados beneficiados por la 46 un ingreso competitivo al margen de las oscilaciones del mercado. Además, en Vaca Muerta Cambiemos con el aval de los dirigentes sindicales le concedió a las patronales un convenio que flexibilizó las condiciones laborales, con objetivos explícitos de productividad que contribuyó a reducir lo que pagan las patronales en concepto de salarios.

A pesar del anuncio tibio de Lopetegui las patronales exigen más beneficios. Mientras el ajuste de Macri y el FMI recorta partidas sociales como salud y educación, para las petroleras los subsidios continúan.

Te puede interesar: Los Rocca: la historia criminal detrás del gigante de acero



Source link