Vaca Muerta: ¿el incendio contaminó el agua de Neuquén?

0
30


Una denuncia penal, un pedido de informe rechazado en la Legislatura y funcionarios incapaces de responder preguntas concretas: ¿Una fuga de gas subterránea afectó las napas? ¿La estela de humo contaminó el Lago Barreales? ¿Es segura el agua acumulada a metros del fuego, la misma que consume gran parte de la provincia?

Artículo publicado en Revista Cítrica.

Por estos días, en Vaca Muerta hay algo más difícil que tapar el sol con las manos: tapar el fuego con Gendarmería. No se puede, como tampoco es posible extinguirlo. El equipo de expertos de Estados Unidos ni siquiera da precisiones sobre cuándo logrará su cometido en el pozo Loma La Lata Oeste X-2, que arde desde la madrugada del domingo 15 de septiembre.

La noticia pareciera ser ésa: incendio, expertos estadounidenses y “dos o tres semanas” más de trabajo en la zona. Humo.

“El humo negro que se ve es gas quemado, y por una cuestión de densidad, ese aire contaminado cae en el suelo o en el agua”.

El humo negro se ve desde muchos kilómetros. Muchos son treinta, e incluso más. En una de las curvas elevadas de la ruta 17, poco antes de Sauzal Bonito, si se sigue el rastro de esa nube oscura que nace del suelo se descubre el secreto peor guardado por Bullrich y compañía: llamas de más de 30 metros de altura.

El sábado 14 de septiembre hubo una fuga de gas descontrolada. Al día siguiente, una explosión y el fuego ingobernable. A 1700 metros, el Lago Barreales: el reservorio de agua artificial que abastece al conglomerado población más grande de la Patagonia.

Acceso a la información pública

–Hola subsecretario, lo llamamos de Revista Cítrica. Queríamos saber si se habían realizado los estudios para determinar si había o no contaminación en el Lago Barreales, teniendo en cuenta que de allí sale el agua que se consume en Neuquén, Plottier, Centenario y otras localidades.

–¿Qué agua, del lago? ¿Pero qué tiene que ver el lago si está a más de tres kilómetros?

El susbsecretario de Energía, Minería e Hidrocarburos de Neuquén, Gabriel López, el funcionario encargado de informar sobre las novedades del incendio, desconoce que el lago Barreales se encuentra a menos de dos kilómetros del fuego.

Lonko Serafín Wirkaleo. El incendio detrás también es parte de las tierras ancestrales de su comunidad, que el Estado y las empresas desconocen. (Foto: Juan Pablo Barrientos)

El día anterior, López nos había recomendado comunicarnos con YPF. “Todo está siendo manejado por los protocolos que tiene la compañía, hablen con ellos”. Ahora, tampoco tenía respuesta.

–Mirá, eso que me preguntás es un tema ambiental, no le compete a mi área. Hablen con Ambiente, ellos hacen el monitoreo de esas cuestiones. Juan (De Dios) Lucchelli es el subsecretario.

–Hace dos días estamos tratando de conseguir una información que debería ser pública. ¿Me podría facilitar el teléfono de con quién hablar?

–No, no lo tengo. Fijate en la página web.

Emisiones sin ley ni control

–Es difícil medir el nivel de contaminación, porque son millones de metros cúbicos quemándose. Y para eso hay que tener los registros, que supongo no los van a mostrar. El aire se está contaminando, eso no se puede negar. El humo negro que se ve es gas quemado, y por una cuestión de densidad, ese aire contaminado cae en el suelo o en el agua. Hay una probabilidad muy alta de que, por el viento reinante, caiga en el lago Barreales o en el Mari Menuco, que le dan agua a todo Neuquén. Si fuera así es algo para tomar medidas urgentes.

El licenciado Martín Islas es integrante del Colegio de Profesionales del Ambiente de Neuquén. Es de los pocos que se animan a hablar públicamente sobre los constantes “incidentes” en Vaca Muerta, que crecieron de manera alarmante desde que en 2017 se firmó la “adenda”, el acuerdo entre el sindicato petrolero, las empresas y el Estado para aumentar la productividad y flexibilizar las condiciones laborales.

“Los primeros tres días se sentía un olor muy fuerte y ardía la vista. El viento sopla para acá y en la comunidad no podíamos respirar”.

El año pasado, oficialmente se informaron más de 930 incidentes, de los cuales al menos uno por semana fue considerado “incidente mayor”.

—El humo negro, que es contaminación pura, no se permite en otros países. Un mechero quemando tiene que tener la combustión perfecta, y en ese caso el humo que sale no es negro. La provincia de Neuquén no tiene una legislación sobre el tema y cada vez es mayor la cantidad de venteos de las operadoras, y entonces no se puede controlar. Incluso ahora, lo que se tendría que informar es cómo se está actuando ante la contaminación. Sólo se habla de apagar el fuego, pero a la par, ¿qué se está haciendo para prevenir una mayor contaminación? Este no es un incendio común y corriente. ¿Cómo garantizan que el caño no está roto en la cañería Guía y está contaminando la napa freática y el lago Los Barreales? ¿Qué garantía le dan a la sociedad que esto no vuelva a ocurrir?

YPY y el silencio ambiental

Los encargados de Prensa y Comunicación de YPF no sólo son amables: devuelven llamados y mensajes, y se ponen a disposición para cualquier consulta. Sin embargo, la información que están autorizados a brindar es escueta. Todas las respuestas están relacionadas al plan de acción de la contratista internacional Wild Well Control, la empresa encargada de apagar el fuego.

Pero de cuestiones ambientales, y de mediciones de contaminación, ni una palabra.

“El humo negro es contaminación pura y es algo que no se permite en otros países. En Vaca Muerta no hay legislación ni control”. (Foto: Juan Pablo Barrientos)

Eso sí, en varios partes de prensa YPF repite, al igual que los funcionarios, que “el incidente no genera riesgos para la población, dado que está circunscripto a una zona que carece de poblaciones”.

Una comunidad junto al fuego

“Los primeros tres días se sentía un olor muy fuerte y ardía la vista. El viento sopla para acá y en la comunidad no podíamos respirar”, dice el lonko Serafín Wirkaleo, mientras nos guía por senderos que se acercan al gran incendio de Vaca Muerta.

Serafín nació y se crió en esta tierra, que pertenece a su comunidad, y conoce como nadie los caminos. De pronto, delante tenemos ese lugar que Gendarmería cuida como a un búnker. Las luces de los camiones parecen puntitos al lado de ese fuego gigante y descontrolado, cuyo bramido es ensordecedor.

«La legislatura neuquina le dio la espalda a un pedido de informe que pretendía conocer detalles de lo ocurrido. Tampoco se pudo aprobar la propuesta para conocer qué pozos están ubicados debajo de fuentes hídricas.»

¨El primer día cerraron todos los accesos e incautaron los celulares. La policía te revisaba todo”, cuenta el lonko de una comunidad que vivía tranquila antes de Vaca Muerta: “Cuando empezaron las perforaciones, comenzaron las explosiones bajo tierra y las casas se movían y se resquebrajaban. El Gobierno y las petroleras decían que eran sismos naturales, algo que nunca había pasado en la zona. Pero hace un tiempo dieron de baja algunos equipos (de perforación), y se terminaron los movimientos de la tierra. Y ahora este incendio: se ven las partículas de humo cayendo en el lago. Nos están contaminando y no nos dan información. Mantienen todo oculto y no quieren que se difunda, pero todo el mundo lo ve. Desde la ruta 17 se pueden ver las llamas”.

La provincia de Neuquén no tiene legislación respecto a la emisión de gases y cada vez es mayor la cantidad de venteos sin ningún tipo de control. (Foto: Juan Pablo Barrientos)

La causa penal

“Estamos preocupados por el altísimo nivel de accidentes que viene habiendo en los últimos dos años en Vaca Muerta, que tiene que ver con el ritmo de sobreexplotación. Frente a esto no hay políticas de Estado ni empresarias para prevenir el altísimo riesgo al que se está exponiendo al ambiente: suelo, aire, agua y demás formas de vida que conviven en esta región”, dice el abogado Emmanuel Guagliardo, quien junto con la comunidad mapuche Wirkaleo y la Confederación Mapuche de Neuquén presentó una denuncia penal ante la Unidad Fiscal de Delitos de Leyes Especiales por el incendio en Loma La Lata. La noticia de la causa penal tampoco fue publicada en los medios.

Además de solicitar intervención de la fiscalía para instruir medidas urgentes que detecten irregularidades, negligencias u omisiones que se hayan producido, la denuncia destaca que el hecho tiene lugar en un territorio indígena, el de la lof Wirkaleo.

“El año pasado, oficialmente se informaron más de 930 incidentes, de los cuales al menos uno por semana fue considerado “incidente mayor”.”

“Ni las petroleras ni el Estado reconocen esta situación –dice Guagliardo–. Además, hay que hablar en términos de derecho ambiental, en base al principio precautorio, que dice que los riesgos ambientales tienen que prevenirse. Y por eso el altísimo riesgo hídrico que tiene la fuga de gas a 1700 metros del lago Barriales, porque nadie sabe si esta fuga también está desperdigando gas hacia el subsuelo, contaminando las napas, con lo cual estaríamos frente a un desastre ambiental de otra densidad”.

Por su parte, la Legislatura neuquina le dio la espalda a un pedido de informe presentado por el diputado Raúl Godoy (PTS-FIT), que pretendía obtener detalles acerca de las causas de la fuga de gas en el pozo LLO X-2, e información de habilitaciones y controles realizados por la Subsecretaría de Energía, Minería e Hidrocarburos, como así también estudios de impacto ambiental de la Subsecretaría de Ambiente y otros controles que permitieran conocer niveles de contaminación.

“Se ven las partículas de humo cayendo en el lago. Nos están contaminando y no nos dan información”. (Foto: Juan Pablo Barrientos)

El proyecto de resolución N°12.834 ingresó por mesa de entradas el 18 de septiembre. En su texto advertía la probabilidad, según testimonios de trabajadores, de que se hayan utilizado sustancias corrosivas que afectan las condiciones de los pozos. Además se preguntaba: ¿Cuántos pozos están perforando bajo la superficie del lago Los Barreales y a qué profundidad? ¿Qué otros proyectos hay para la zona que afecten las principales fuentes hídricas?”

Preguntas que, al parecer de la mayoría de los legisladores, no son importantes ni requieren respuesta inmediata.

Versión oficial

–Deberías preguntarle a YPF.

Fue la respuesta desde la Subsecretaría de Prensa del Ejecutivo neuquino. Al explicarle que eso ya lo habíamos hecho, el camino recorrido con otros funcionarios y la preocupación respecto de la probable contaminación del Lago y las napas, quedaron en averiguar más. Pocos minutos después, llegó la respuesta.

–Hablamos con los técnicos y nos dicen que se puede asegurar que no hay ningún tipo de contaminación.

–¿Se puede hablar con ellos?

–No, ellos son técnicos. Vos me pediste una respuesta oficial. Bueno, ésa es la respuesta oficial.

–Está bien, ¿pero te puedo pedir algún informe, o la cromatografía de los gases que se están quemando o alguna prueba para saber si hay o no contaminación?

–No, eso deberías preguntárselo a YPF.

Esta historia continuará. Y ojalá en pocos días haya algún tipo de certeza, para poder informar sobre los efectos del incendio en Vaca Muerta. Por ahora, todo es humo.

YPF y funcionarios neuquinos desconocen a la comunidad Wirkaleo, en cuyo territorio está el pozo incendiado. (Foto: Juan Pablo Barrientos).



Source link