Vanesa Siley, la Iglesia y el pañuelo verde

0
45


“Me encantaría que todas vengan a Luján con los pañuelos verdes”, dijo Vanesa Siley a las mujeres sindicalistas con las que se reunió previo a la misa sindical de este sábado frente a la Basílica que lleva ese nombre. Al subir al escenario junto a las autoridades de la Iglesia, la diputada de Unidad Ciudadana y Secretaria General del Sitraju “olvidó”, sin embargo, portarlo ella misma. Toda una declaración en el marco de la “oración de fe” que realizaron los dirigentes sindicales.

“Me encantaría que todas vengan a Luján con los pañuelos verdes”, dijo Vanesa Siley a las mujeres sindicalistas con las que se reunió previamente al acto de este sábado frente a la Basílica que lleva ese nombre. Al subir al escenario junto a las autoridades de la misma, la diputada nacional de Unidad Ciudadana y Secretaria General del Sitraju “olvidó”, sin embargo, portarlo ella misma.

La Secretaria General del sindicato de Judiciales había realizado el llamado a marchar con los pañuelos verdes el 12 de octubre pasado, en un plenario de Mujeres Sindicalistas que se realizó en un camping sindical de la localidad de Moreno, mientras sonaba la marcha peronista.

La convocatoria a Luján “para compartir una oración ecuménica” –según reza un comunicado oficial-, por “el pan, la paz y el trabajo”, fue fuertemente cuestionada por muchas delegadas y trabajadoras de la CTA y de la Corriente Federal. Vanesa Siley intentó saldar el descontento y el cuestionamiento, llamándolas a todas a ir “con el pañuelo” verde para ponérselo en la cara a la curia, pero cuando se subió al palco con toda la jerarquía eclesial, el pañuelo brilló por su ausencia. Pura demagogia.

Bien a la distancia de lo que había dicho Siley, lo que se vio en concreto fue una acción plagada de curas y en su gran mayoría de varones sindicalistas y políticos.

Si te interesa podes leer: El pañuelo no se mancha: desde el kirchnerismo, convocan a ir de verde a la procesión a Luján

Nosotras sí nos enojamos con la Iglesia

En contraposición, mujeres que somos parte del sindicalismo de izquierda cuestionamos la convocatoria y marchamos este sábado contra el candidato Jair Bolsonaro, al tiempo que llamamos a reforzar la movilización en las calles este 24 de octubre, contra el presupuesto de ajuste del gobierno y el FMI que se tratará en el Congreso.

A diferencia de la convocatoria a Lujan lanzada desde Ferro por las cúpulas sin asambleas para decidir, las trabajadoras y trabajadores de la Dirección General de Música decidieron en asamblea la participación en la acción de la embajada en simultáneo con las movilizaciones en Brasil de mujeres y el pueblo brasileño por #EleNao. Así también lo resolvieron los delegados y delegadas de MECON junto a su Comisión de Géneros y las compañeras de la Comisión de mujeres del ENRE que decidieron sumarse a la convocatoria a la embajada. Lo que deja en evidencia que allí donde los y las trabajadores pudieron decidir no eligieron ir a rezar a Luján.

Frente a la Embajada de Brasil, en la Ciudad de Buenos Aires, la acción en apoyo al pueblo brasileño contó con la participación de diferentes sectores de trabajadoras y trabajadores, el Suteba Tigre, Matanza, Ademys, estudiantes y el saludo de diversas organizaciones, como el colectivo de Mujeres Ni Una Menos o el Colectivo brasileño Pasarinho, que también estuvo presente. Los diputados y referentes del Frente de Izquierda, también alzaron allí su voz contra el candidato fascista y se refirieron a la convocatoria que realizaron las conducciones sindicales junto a la jerarquía de la Iglesia.

Claro que hizo ruido y enoja el llamado a marchar a la cúpula clerical, que militó contra nuestro derecho al aborto legal, seguro y gratuito y contra la ley de educación sexual. A nadie se le escapa, además, que después del debate en el Senado y de las declaraciones de Bergolio, que comparó el derecho al aborto con los asesinatos de sicarios que matan por encargo, las cúpulas de las iglesias católica y evangélica volvieron a envalentonarse en su campaña contra los derechos elementales. Ahora, incluso, llaman a marchar el 28 de octubre contra esa ley, básica para la educación de nuestros pibes, junto a las instituciones evangélicas.

Te puede interesar: Un grito que no se calla: educación sexual integral y separación de la Iglesia del Estado

A la Iglesia, que años atrás apoyó a las dictaduras militares genocidas de todo el continente, caminando por los centros clandestinos de detención, participando en sesiones de tortura y colaborando en el robo de bebés, sólo puede caberles la frase de las madres: nosotras no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos.

Para conquistar nuestros derechos

Frente al llamado de las direcciones de las centrales a Luján, mujeres trabajadoras de la Izquierda y el sindicalismo combativo lanzaron una “Carta abierta a las trabajadoras y sindicalistas feministas”, cuestionando la convocatoria. Allí, firmado por mujeres del Movimiento de Agrupaciones Clasistas, sostienen que “muchas compañeras en los sindicatos vienen planteando, incluso en el propio Encuentro de Mujeres, que no están conformes con la convocatoria de las conducciones a Luján. Juntas queremos dar la pelea contra quienes nos llaman a rezar, porque nosotras queremos luchar. ¡Y la lucha es Ahora! Necesitamos asambleas para debatir los pasos a seguir.”

Si te interesa podes leer: Impulsan carta abierta ante la convocatoria a marchar a la Basílica de Luján

Es que luego del 8A, millones de personas que acompañaron el reclamo del movimiento de mujeres sacaron una lección estratégica: la necesidad de separar ya la Iglesia del Estado y de las organizaciones sindicales, para ir por todos nuestros derechos y hacer pasar al basurero de la historia al puñado de senadores medievales que votaron en contra de la vida de las mujeres.

Este es un debate para llevar a cada asamblea y lugar de trabajo. No sólo se juega el pañuelo verde y la lucha por el derecho al aborto sino que se juega también la posibilidad de que el Gobierno Nacional y los gobernadores sigan profundizando el ajuste que deviene en pauperización social, de los servicios de salud y educación para destinar la plata a pagarle la deuda al FMI.

Frente a quienes afirman que la salida está en las elecciones del 2019, nosotras decimos que necesitamos un plan de lucha a la altura del brutal ataque, al que hay que darle respuesta ahora, porque están en juego nuestras condiciones de vida y las de nuestras familias.

Que los sindicatos recen no es una opción. Los acontecimientos de Brasil nos están permitiendo sacar lecciones anticipadas. Frente a quienes nos quieren convencer de que para frenar el avance del imperialismo y la derecha, la unidad es con la iglesia y la lucha es en las urnas dentro de un año, nosotras gritamos: “La lucha es ahora”.

Este 24 de Octubre, desde Pan y Rosas y el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC), llamamos a realizar asambleas en cada lugar de trabajo y estudio y a rodear el Congreso Nacional contra el presupuesto de ajuste que quieren votar con aval de sectores peronistas, que va a traer más hambre y miseria a las familias trabajadoras. No permitamos que una vez más el Congreso de la espalda a los reclamos populares. Necesitamos ya mismo una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, para que nuestra salida se imponga.



Source link