Voces del feminismo antipunitivista

0
113


Esta semana, luego de la denuncia de las Actrices Argentinas contra el actor Juan Darthes, las voces del feminismo volvieron a algunos medios de comunicación. Destacamos algunos diálogos que comienzan a tejerse para aportar a nuestros lectores y lectoras nuevos puntos de vista. En esta oportunidad, rescatamos las voces de la antropóloga y escritora Rita Segato, en una entrevista que realizaron Reynaldo Sietecase y Mariana carbajal en Radio Con vos y de la escritora María Pía López, del colectivo Ni Una Menos, en una columna que publicó en Página 12.

Para Segato, la denuncia de las actrices da relieve al fallo que hace pocos días dejó impunes a los femicidas de Lucía Pérez: “por un lado tenemos una justicia que da un fallo absurdo, imposible de aceptar para la sociedad. Por el otro, este grito de las actrices, que es un contrapeso muy importante que nos alienta a seguir luchando”, reflexiona.

Sin embargo, Segato también sostiene que “la justicia es selectiva”, y lo demuestra particularmente al hablar de del llamado “método del escrache”. “Es lo que hablé en el Senado cuando el gobierno quiso utilizar el sufrimiento de las mujeres para ampliar las cárceles, para castigar a gente en general pobre”. “Ahí está la complejidad del punitivismo”, que también tiene su expresión en el movimiento de mujeres.

“El feminismo no puede construirse como una política del enemigo, porque sino caemos en lo mismo”, poniendo en riesgo los logros del movimiento, sostiene. “Aunque sean los hombres, con todas las injusticias que cometen contra nosotras las mujeres, nuestra política no puede ser una política del enemigo, sino inevitablemente nos constituiremos en un fascismo”.

El método del escrache y las denuncias entre pares

Segato también habló de las denuncias entre pares, entre adolescentes, de las denuncias que hay en escuelas secundarias y en universidades, donde las propias adolescentes y jóvenes están recibiendo denuncias contra sus pares compañeros de curso.

“Muchos de esos casos tienen que ver con situaciones del pasado, cuando esas adolescentes también tenían otro paradigma que no es el que hoy está en cuestión” de la mano del movimiento de mujeres, de las movilizaciones por Ni una menos, afirma la periodista Mariana Carbajal. “Esas denuncias están convirtiendo a estos jóvenes en parias, estigmatizados, expulsados, señalados. Ahí hay un tema interesante para pensar, porque las adolescentes no tienen todas las herramientas para tramitar estas situaciones”, advierte. “Se trata de pensar cómo construimos hacia adelante una sociedad que queremos inclusiva. Hay que reflexionar, porque sino caemos en el linchamiento”, afirma.

Para Segato, el tema esconde “un extremo sufrimiento”. “Las mujeres siempre fuimos linchadas, siempre fuimos las brujas. Entonces parece una venganza: ‘ahora nosotras vamos a linchar’”, interpela emulando el mensaje que transmite ese método del escrache.

“Yo no quiero los vicios de mi antagonista, no quiero los vicios del poder. Mi feminismo es el de un horizonte abierto, porque estamos construyendo otra historia”, subraya, y añade: “no quiero un feminismo que duerma con un abogado debajo de la almohada. Otro aspecto del punitivismo es ese: ‘alguien me tocó el seno, entonces llamo un abogado’. Estamos aprendiendo a negociar el cara a cara”, afirma, y subraya que “lo que queremos no es punir, sino corregir la sociedad, porque estamos llegando a una catástrofe”,

La salida colectiva es central

María Pía López, socióloga, ensayista e investigadora de la UBA, también dio su mirada respecto de la denuncia realizada por Actrices Argentina en una nota publicada en Página12.

La nota, que tituló “Un sano ejemplar”, rescata la estrategia utilizada por ese colectivo para exigir “la revisión de las prácticas de la industria cultural, el sistema de chantajes, la presión por los contratos, la precariedad laboral. La salida colectiva es central. Convierte a cada una en militante”.

López analiza e intenta demostrar la diferencia entre una acción colectiva “con la multiplicación de los escraches virtuales como lógica punitiva”.

En este sentido menciona casos particulares en donde el armado colectivo logra dar la contención necesaria para lograr denunciar a personas con poder y resonancia pública. Afirma, en este tema, que estas denuncias “van más allá de la acción en redes o de la denuncia entre pares. Se configuran como acciones políticas, que religan y constituyen un nuevo repertorio de luchas”.

Ante estas nuevas situaciones interpela y se pregunta acerca del rol que debemos tener las mujeres para poder discernir “las diferencias de poder, por la punición y la gradación de las penas”.

Finalmente resaltó la importancia que tuvo la acción llevada adelante por Actrices Argentinas, enfatizando, sobre todo, en el entramado de solidaridad y cuidado que permitió que la conferencia de prensa partiera denunciando un caso individual, pero cuyo objetivo es cuestionar una problemática mucho más profunda.

López visibiliza el valor de la denuncia, sin embargo señala, “que está menos en el contenido de la denuncia que en la fuerza que configura y deja insinuada”.



Source link