¿Y por qué no se ponen así con Bergoglio?

0
43


El PJ y el kirchnerismo ven la aguja en la paja ajena. Se muestran solidarios con Thelma pero no dicen nada de la Iglesia, encubridora serial de curas abusadores.

Nada puede volver a ser lo mismo luego de la conferencia que brindaron el martes Actrices Argentinas. La contundencia de la denuncia fue tal que el tema se volvió excluyente en todos los medios de comunicación, como en las oficinas, en las aulas, en todos los lados.

Las repercusiones, que no se hicieron esperar, estallaron en las redes sociales obligando a pronunciarse desde el presidente Mauricio Macri, pasando por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, hasta variados referentes del arco político.

Te puede interesar Hipocresía oficial solo despues de la denuncia de Thelma Macri retiro un spot de Darthes

En el Senado, por ejemplo, en una de las últimas sesiones del año, cada banca lució un cartelito en el que se podía leer “MIRA COMO NOS PONEMOS”, que es la frase que utilizaron las actrices para visibilizar la denuncia contra Juan Darthés.

La encargada de llevar estos carteles fue Norma Durango, senadora de La Pampa por el PJ y actual presidenta de la Banca de la Mujer en esa Cámara. Si no se tratara de un tema que atañe a la responsabilidad que les cabe a las instituciones del Estado, para paliar mínimamente las consecuencias de la violencia de género, algún desprevenido podría pensar que se trata de un chiste.

Sacarse fotos parece que no les cuesta. Posan, ahora, con su banca vestida para la ocasión escandalizados por la violencia sexual a la que tuvo que enfrentarse Thelma Fardin, así como cuando sostenían el cartelito de #NiUnaMenos.

No se enojan con la iglesia

Entre las imágenes se pudo ver, por ejemplo, a Miguel Angel Pichetto y a Cristina Fernández de Kirchner. Ella, que pidió que no nos enojáramos con la Iglesia. Justamente la institución encubridora por excelencia de miles de casos de abuso sexual en todo el mundo.

También Mayra Mendoza, Diputada nacional por el Frente para la Victoria, se mostró en las redes sociales apoyando la visibilización de estos actos para “terminar con los abusos que sufrimos las mujeres”. Para seguir, casi inmediatamente, en la misma red social, hablando de la preocupación del Papa Francisco por el Estado de derecho en América Latina.

Sí, estaba hablando de su líder espiritual. El mismo que niega el derecho a decidir a las mujeres, que se opuso al matrimonio igualitario, y unos de los mayores encubridores de curas abusadores.

El kirchnerismo que se muestra tan “sororo” y “compungido” es el mismo que, por ejemplo, en Tucumán impulsó un proyecto para impedir que las mujeres pudieran abortar justamente en casos de violación.

Tampoco se quedaron afuera Lucila de Ponti y Leonardo Grosso, del Movimiento Evita. Ambos conmovidos y movilizados por este caso, pero que comparten el espacio político con Juan Grabois, el “vocero” de Bergoglio y aliado incondicional de la jerarquía eclesiástica.

Ver en las fotos a los senadores que, hace apenas unos meses, le negaron a las mujeres el derecho a decidir sobre su propio cuerpo, o continúan sin tratar la propuesta del plan de emergencia que reclama el movimiento de mujeres, de la misma forma que sin prurito votaron un presupuesto de ajuste que afectará particularmente la vida de las mujeres, muestra el cinismo que maneja esa casta de políticos.

Están más preocupados por sus alianzas de cara a las elecciones del 2019 y la medición de las encuestas, que por ocuparse de promover políticas públicas en materia de género.

La comprobación de que este no es el único caso, lejos de desmoralizarnos o de conducirnos a una batalla permanente contra uno y otro y otro y otro Darthés, nos fortalece en nuestra lucha para derrocar este sistema infame que hace del ser humano el enemigo de sus pares.

Porque la violencia hacia las mujeres se legitima, justifica y reproduce desde las instituciones del Estado.



Source link